¿Para qué sirve la melatonina?

Nuestro cerebro segrega melatonina de forma natural y tiene una función básica para el organismo, que es controlar los ciclos de sueño y vigilia (ritmos circadianos). Cuando es de día el cuerpo produce poca cantidad de esta hormona, con el objetivo de estar despiertos y alerta. En cambio, por la noche aumenta para dar la señal natural al cuerpo de ir a dormir. De ahí que algunos la denominen la “hormona de la oscuridad”. Las personas que trabajan en turnos de noche tienen más riesgo de ver alterado su ciclo de sueño precisamente porque fuerzan al organismo a llevar la contraria a la naturaleza. También las personas ciegas pueden tener problemas para dormir al no percibir las diferencias entre luz y oscuridad.

Por suerte, los avances médicos han llevado a sintetizar melatonina en pastillas como medicación para tratar algunos problemas de salud, principalmente, insomnio y jet lag, ya que ayuda a regular el ritmo biológico y el sueño. Como esta hormona produce un efecto relajante en el organismo, invitando a dormir, puede tomarse también para evitar la ansiedad antes de una cirugía, reducir la inquietud al dejar de fumar e incluso calmar a niños con autismo o trastornos del sistema nervioso a la hora de ir a la cama. Y a pesar de que todavía faltan más estudios que corroboren estos beneficios, de acuerdo a Medline Plus, hay gente que incluso la toma para tratar de aliviar síntomas de la menopausia, dolores de cabeza, migrañas, zumbido de oídos, depresión y epilepsia.

No obstante, en los últimos años la melatonina se ha hecho famosa por sus cualidades antioxidantes y de lucha contra el cáncer. Al funcionar contra los radicales libres sería, en efecto, útil para retardar el envejecimiento y enfermedades degenerativas, como el Alzheimer, según varios estudios publicados en 2011 en la revista Journal of Applied Biomedicine. En cuanto a la oncología, existen muchas investigaciones abiertas pero parece ser que mejora la efectividad en tratamientos, por ejemplo, contra el cáncer de mama y del aparato digestivo.

Alrededor de los suplementos de melatonina se han creado lucrativos negocios, asociados a dietas y normalmente a través de Internet, así que lo más recomendable es consultar con el médico antes de tomar este suplemento y conocer los efectos secundarios, sobre todo si se combina con otros medicamentos, como anticonceptivos o para diabetes, se está embarazada o en período de lactancia. En Estados Unidos, la Food and Drug Administration (FDA) no regula esta hormona, ya que no está considerada un medicamento pero se han emitido advertencias de seguridad contra productos, como bebidas y alimentos, que la contienen entre sus ingredientes. En los países europeos la normativa es totalmente diferente y cualquier producto que contenga una dosis superior o igual a 2mg de la hormona es considerado un medicamento y, por tanto, sujeto a aprobación legal y prescripción médica.

Esta hormona continúa siendo objeto de estudio en la actualidad, así que es probable que conforme avance la medicina se vayan haciendo nuevos descubrimientos sobre su uso y efectos.