¿Pelea de niños? Sepa como afrontarlas

Evitar una pelea de niños cuando se tiene hijos pequeños es poco probable. Inevitablemente, en algún momento y a medida que vayan creciendo, pelearán por algo: ya sea porque quieren ver programas diferentes de televisión o jugar con el mismo juguete. Los niños pelean pero no son rencorosos y la discusión puede ser pasajera. Generalmente se les pasa rápido y luego ya están nuevamente juntos y felices.

No obstante, nuestra labor de padres ayuda a fomentar conductas. Por lo tanto, es importante saber qué hacer cuando sus hijos empiezan a discutir o incluso si se van a los golpes. Para esto, Pediatra.Cl nos brinda sanos consejos para intentar que nuestros pequeños lleven la fiesta en paz en casa (o por lo menos para que la riña no vaya a mayores):

– No enseñe con golpes. Eso genera resentimiento en los niños. Además de que les da el erróneo mensaje de que los golpes solucionan los problemas.

– Si la pelea de los menores degenera en agresiones físicas, sepárelos. Asimismo, indíqueles de manera tranquila pero firme de que en su casa nadie se agrede porque los golpes no arreglan los conflictos.

– Enséñeles a expresar sus sentimientos de forma pacífica. Genere oportunidades de hablar para cada uno. No los castigue ni tome partido por ninguno. Más bien, ayúdelos a reflexionar sobre su actitud y explíqueles que ambos deben solucionarlo, sin pelearse.

– De el ejemplo. No se pelee con su esposo delante de sus niños. Más bien conversen. Eso mostrará a sus hijos que usted también puede controlar sus emociones. Si es un problema que le produce mucho fastidio, solo dilate la confrontación para cuando su pareja y usted estén a solas. Así podrán conversar sin los pequeños como espectadores, por si su enojo es muy notorio.

– Dígales cosas positivas a sus niños. No les ponga etiquetas de problemáticos o que les gusté pelear. Cuando son pequeños, van formando su personalidad. Si usted les dice que ellos son de una determinada forma, solo hará que lo crean y empiecen a actuar así. Si lo ha hecho sin darse cuenta, puede rectificarse desde hoy. Aprenda a decirle a sus hijos las cualidades que poseen.

Los padres no deben sentirse culpables por este tipo de conducta ya que no significa que hayan educado mal a sus hijos sino que los niños han llegado a una etapa diferente, donde tratan de medir hasta donde pueden llegar, aprender qué es lo correcto y que no. Nuestra labor es guiarlos y enseñarles que una pelea de niños no es buena y que es mejor expresarse adecuadamente, tratar de llegar a un acuerdo y también ceder algunas veces. Si bien no lo aprenderán de un día para otro, en algún momento veremos que lo han entendido.