Remedios para tratar la tensión baja

Si a menudo te sientes cansada, con dolor de cabeza o mareada, puedes sufrir hipotensión.
Remedios para tratar la tensión baja
Cansancio, agotamiento y somnolencia son los principales síntomas de la tensión baja.
Foto: Flickr-Galería de Kedume

La tensión baja o hipotensión, aunque no pueda concebirse como una enfermedad, sí que puede complicar mucho la vida de quien la sufre. Cansancio, somnolencia, dolor de cabeza, aturdimiento o sensación de mareo son algunos de los síntomas que caracterizan a esta dolencia.

Se considera que la tensión es baja cuando en la medición, los niveles se encuentran por debajo de 110/80 en los hombres y 100/80 en las mujeres. ¿Quieres saber cómo evitar estos bajones? La solución se halla en seguir una serie de pautas, sobre todo, durante los meses de más calor.

Cómo subir la tensión

  • Practica ejercicio: el deporte es un gran estimulador de la tensión, eso sí, cuidado con el exceso de sudoración y las altas temperaturas de piscinas y gimnasios. Para ello, bebe agua antes, durante y después del ejercicio e incluso mejor si optas por una bebida isotónica rica en sodio.
  • No te saltes el aperitivo: picar algo a media mañana y media tarde como productos salados (frutos secos, semillas) contribuye a equilibrar la presión arterial.
  • Baños de agua fría: con el fin de activar la circulación sanguínea termina tu ducha diaria dirigiendo por todo el cuerpo chorros de agua fría durante un par de minutos. Los baños de agua de mar resultan altamente tonificantes.
  • En momentos de crisis aguda: lo más recomendable es beber líquido. Una buena elección son los refrescos de cola o una taza de café. Si se es propenso a sufrir bajones, es necesario que se adquiera el hábito de tomar un mínimo de dos litros de agua al día.

Los mejores alimentos y complementos dietéticos

Las propiedades de ciertos nutrientes son muy beneficiosas a la hora de subir la tensión arterial. En combinación con la vitamina C (pimiento, limón, naranja, kiwi, fresas), la soya y sus derivados poseen la capacidad de potenciar la actividad glandular y con ello acelerar el funcionamiento del corazón. Además, son alimentos que aportan una gran vitalidad.

Los encurtidos, es decir, aceitunas, cebolletas y pepinillos en vinagre al igual que los productos en conserva son ricos en sodio. Motivo por el que ayudan a equilibrar la tensión baja.

Por otro lado, se recomienda sustituir la sal de cocina normal por sal yodada, ya que el yodo es un mineral que activa las glándulas tiroideas responsables de aumentar el ritmo al que bombea el corazón. Aun así, tampoco conviene abusar de ninguna clase de sal ya que ésta provoca que el organismo retenga líquidos y puede producir hinchazón.

Además, si eres de las que sufren episodios severos de bajadas de tensión, toma polen en gránulos cada mañana y ten siempre a mano contigo grageas de regaliz, una de las plantas más utilizadas debido ya que sus efectos son muy rápidos.

Extremar precauciones

Debido a las altas temperaturas, el verano suele agravar las molestias ya que nuestro organismo aumenta la sudoración y dilata los vasos sanguíneos. Faltan algunos meses para ello, pero es mejor que lo sepas.

Especial precaución se debe tener con el alcohol, una sustancia que disminuye los niveles de presión arterial. Además sus consecuencias son más severas si se toma bajo el sol, con el estómago vacío o en lugares donde hace mucho calor.

De otro lado, existen ciertas plantas que ayudan a bajar la tensión por lo que convendría que se abstuvieran de consumirlas las personas hipotensas. Entre ellas, se encuentran la tila, la milenrama, las hojas de olivo y el hibisco.