Sabores indios y delicias exóticas

Sin duda, la cocina india es una de las más exóticas y más ricas en sabor.

Sabores indios y delicias exóticas
Las especias y los vegetales son básicos en la comida india.
Foto: Wikipedia

La gastronomía de la India cuenta con exquisitos platos milenarios de lo más variados culturalmente. Los sabores indios hacen furor en todo el mundo ya sea en su versión tradicional o a partir de la fusión de sus platos con ingredientes occidentales. Su máxima difusión parece haberse dado en la década de 1960 en la meca neoyorkina.

¿En qué se basan principalmente sus secretos? En la amplia diversidad de vegetales que contienen sus recetas, su especial uso de las famosas especias, más de cinco docenas de legumbres distintas y en el arroz o atta, a base de harina integral.

El tipo de cocina varía según la región y consta de platos tan exquisitos como diversos entre los que se incluyen aperitivos, platos dulces, vegetarianos o con carnes, guisos y postres.

El curry es una palabra para referirse a todos los platos que llevan arroz como acompañamiento. Se trata de una mezcla de especias cuya coloración varía regionalmente. Las principales son: ají, apio, azafrán, albahaca, canela, cardamomo, cebolla disecada, cilantro, comino, cúrcuma, fenogreco, jengibre, mostaza, nuez moscada, pimientas y tamarindo.

Para preparar un curry es necesario contar con alguna mezcla de curry en polvo o en pasta, algún corte de carne, legumbres y vegetales a elección. Estos ingredientes pueden combinarse a gusto hasta dar con una amplia gama de sabores indios y mantener el vigor y la salud a pleno.

El curry puede freírse en aceite vegetal, aceite de mostaza, de cacahuates, de coco, de girasol, de soya y, sobre todo, en mantequilla clarificada o ghee. De acuerdo con la medicina ayurvédica, el ghee posee muy buenas cualidades medicinales al favorecer el funcionamiento del cerebro, del hígado y del estómago. También colabora con el rejuvenecimiento y puede aplicarse externamente sobre la piel para su regeneración y la eliminación de cicatrices. ¡Todo un hallazgo!

Su elaboración es sencilla. En una olla con fondo grueso, se coloca un pan de mantequilla, preferentemente sin sal y de buena calidad, y se cocina a fuego lento. El calor (entre 40°C y 45°C) hace que los más puros nutrientes permanezcan.

Luego de una hora, es preciso colar la preparación. El líquido dorado que queda es el ghee y conviene dejarlo enfriar antes de guardarlo en un frasco hermético en la despensa o heladera. Los restos filtrados deben desecharse ya que son las impurezas de la manteca.

Cocinar un curry se hace más sencillo. El ghee es la base que se mezcla con las especias, luego de unos segundos al fuego pueden añadirse los vegetales, las legumbres o los trozos de carne, pescado o pollo. El arroz hervido se sirve como guarnición. Para una comida picante puede apostarse a la salsa de chili. Aquí te ofrecemos algunas tendencias para que comience el juego.