Smoothies de fruta para alimentarte bien

Sea cual sea la forma en la que te gusta consumir frutas, los smoothies siempre serán una opción muy gustosa para ingerir los nutrientes que tu cuerpo necesita. Además, son una excelente alternativa para incluir esas vitaminas que te hacen falta sin que el sabor sea un problema.

Lo más recomendable para que tu smoothie sea alimenticio, es que utilices frutas frescas, preferiblemente de estación. Por ejemplo, ahora en noviembre puedes usar manzanas, mango, piña, naranjas y mandarinas.

Sin embargo, a veces es difícil mantener frutas frescas en casa, así que también tienes la opción de comprar la pulpa o las frutas y congelarlas para que siempre tengas fruta para tus smoothies. Los arándanos, las fresas y el mango, entre otras frutas, se conservan muy bien en el congelador.

Lo mejor de tomar un smoothie durante el día –o la noche–, es que si quieres perder peso puedes preparar un delicioso smoothie bajo en calorías (recuerda que también puedes preparar frapés para esto), pero si lo que quieres es reponer esas libras que has bajado a causa del estrés o por tanto ejercicio, puedes preparar un smoothie alto en calorías que además funciona como una excelente alternativa para tu desayuno o brunch.

Y esa es justamente la ventaja de un smoothie hecho en casa: puedes adaptarlo a lo que más te gusta y a lo que tu cuerpo necesita sin pagar en exceso y teniendo control absoluto sobre los ingredientes que utilizas, evitando agregar azúcares procesados como lo hacen en algunas tiendas de cadena.

Lo realmente importante para que te conviertas en una experta preparando smoothies, como aseguran en Recipe.com, es que domines las proporciones entre frutas y líquidos, ingredientes básicos de esta bebida.

La receta que encontrarás a continuación es una receta simple que podrás adaptar fácilmente a las frutas de estación o simplemente a los ingredientes que tengas a la mano. Recuerda que en temas de cocina siempre vale la pena experimentar.

RECETA BÁSICA PARA SMOOTHIE DE FRUTAS

Porciones: 4

Tiempo de preparación: 7 minutos

Ingredientes:

2 tazas de jugo de fruta de estación frío

2 tazas de fruta de estación fresca o congelada

8 onzas de yogur orgánico sin sabor

2 cucharadas de agave (puedes agregar más agave, miel o azúcar si te gusta que quede más dulce o si buscas aumentar de peso)

1/2 cucharadita de vainilla

Granola o germen de trigo tostado con un poco de azúcar morena o miel (opcional)

Preparación: Mezcla en la batidora el jugo de fruta de estación, los trozos de fruta de estación, el yogur, el agave y el extracto de vainilla. Asegúrate de que la mezcla quede suave pero con algunos trozos de fruta todavía visibles. Sirve en vasos de vidrio. Si le quieres dar una textura más densa a tu smoothie, puedes agregar un poco de granola o de germen de trigo tostado con un poco de azúcar morena o miel una vez tu smoothie esté servido.