“El fuego no fue intencional”

Acusados de provocar el incendio Colby podrían enfrentar cargos federales

“El fuego no fue intencional”
El incendio Colby continúa ardiendo cerca de uno de las casas destruidas por el siniestro. El jefe policial de Glendora dijo que que al parecer el incendio no fue premeditado sino accidental.
Foto: AP

Al menos uno de los tres acusados de iniciar el voraz incendio en Glendora, pidió disculpas por iniciar el incendio argumentando que fue accidental, informó el jefe del Departamento de Policía de Glendora, Tim Staab, quien añadió que los acusados podrían ser acusados federalmente.

“No estoy seguro si los otros dos admitieron su participación o quién de los tres pidió disculpas. Solo me dijeron que en una de las entrevistas, uno de los hombre lo admitió, pidió disculpas y estaba arrepentido”, dijo Staab.

La Policía detuvo a los tres jóvenes sospechosos identificados como Steven Robert Aguirre de 21 años, Jonathan Carl Jarrell, de 23, y Clifford Eugene Henry, hijo, de 22, luego de descubrir a dos de ellos huyendo del lugar.

Las autoridades dijeron que podrían enfrentar hasta tres años de cárcel si son acusados a nivel del condado.

De acuerdo a Staab la Policía respondía al llamado del incendio cuando se encontraron con los sospechosos.

“Cuando llegamos allá, vimos a tres personas saliendo de las montañas, en esa área, y los detuvimos”, dijo Staab. “De hecho, estuvieron involucrados con el inicio del incendio, por lo que los arrestamos”, añadió Staab.

El jefe policial resaltó que al parecer el incendio no fue premeditado sino accidental. “Ellos encendieron una fogata aproximadamente a las 5:30 de esta mañana porque estaba haciendo frío. El fuego no fue intencional sino más bien un accidente”, añadió.

Aunque los tres jóvenes arrestados no iniciaron el fuego en forma intencional, enfrentarán el cargo de ocasionar el incendio ilegal de una estructura o un terreno forestal.

Si son declarados culpables, podrían enfrentar una sentencia de 16 meses a tres años en una prisión estatal o 6 meses en una prisión del condado, además de una multa.

“Fue un accidente pero aún así cometieron un delito porque iniciaron un incendio en forma negligente. Debido a la señal de alarma por las condiciones extremas de sequía, no se permite fuego en las montañas”, dijo Staab, añadiendo que cuando ellos iniciaron la fogata, el viento propagó las llamas. “Ellos van a ir a prisión. Esperamos que ellos vayan a prisión. Todos cometen errores y cuando eso ocurre, se espera que paguen por ello”, añadió.

La fianza de cada uno de los jóvenes se fijó en 500 mil dólares. “Si ellos no pagan ese dinero, tendrán que permanecer en la cárcel hasta que vayan a la corte”, dijo Staab, añadiendo que la fianza permanecerá igual, sin importar si las condiciones del incendio empeoran.