Y se va Sharapova

Una eslovaca da la segunda sorpresa en 24 horas
Y se va Sharapova
Dominika Cibulkova (izq.) recibe el saludo de Maria Sharapova a quien venció contra los pronósticos.
Foto: AP

MELBOURNE, Australia (AP/ EFE).— La rusa Maria Sharapova fue eliminada en la cuarta ronda del Abierto de Australia, al caer anoche por 3-6, 6-4, 6-1 ante la eslovaca Dominika Cibulkova, en lo que representó la segunda sorpresa en la Arena Rod Laver en 24 horas.

Sharapova (tercera preclasificada) tuvo problemas con su servicio, al incurrir en siete faltas dobles durante el tercer set del partido.

La estelar tenista rusa necesitó solicitar una pausa para recibir atención médica después del segundo parcial, al parecer por un problema lumbar.

Sharapova, cuatro veces campeona de torneos majors, regresó recientemente a las canchas, tras una prolongada ausencia por una lesión del hombro derecho.

El domingo, la estadounidense Serena Williams, primera del escalafón mundial, fue eliminada en la cuarta ronda, al caer en tres sets ante la serbia Ana Ivanovic (cuarta preclasificada).

Sharapova, finalista también en 2007 y 2012, no podrá de nuevo firmar “Amo el calor” en la cámara de televisión.

En la octava jornada del torneo apareció demasiado cansada, con problemas de movimiento y también con el saque.

Las casi siete horas que invirtió para alcanzar los octavos le pasaron factura, teniendo en cuenta que su rival de ayer, verdugo de la española Carla Suárez en la ronda anterior, había necesitado algo menos de la mitad de ese tiempo para lograr esta ronda.

A Maria le alcanzaron sus reservas para ganar el primer set, pero luego llegó a ir perdiendo 5-0 en el segundo, pero pudo reaccionar y maquillar algo el marcador de ese segundo parcial. Antes decom enzar el tercero se fue al baño y aunque apareció algo más fresca no pudo aguantar el ritmo de su rival.

Agobiada por las dobles faltas, ocho en total, y con cara de frustración, Sharapova entregó el partido a la segunda oportunidad, y Cibulkova se colocó por primera vez en los cuartos del Abierto de Australia, el único torneo grande que le faltaba por alcanzar esta ronda.