Fuego en asilo de ancianos

Ocurrió en Canadá; tres murieron y 30 están desaparecidos tras el incendio
Fuego en asilo de ancianos
Un investigador de la policía se ve sobre los escombros congelados después de que el fuego destruyera una residencia de ancianos, en L'Isle-Verte, Quebec, Canadá, ayer.
Foto: AP

TORONTO, Canadá (EFE).— La Policía de la provincia canadiense de Québec dijo ayer que 30 personas siguen desaparecidas tras el incendio de una residencia de ancianos en la localidad de L’Isle-Verte en el que en la madrugada murieron tres personas.

El portavoz de la Policía de Québec, Guy Lapointe, dijo durante una conferencia de prensa que las tareas de rescate de las posibles víctimas están siendo dificultadas por las bajas temperaturas, que han provocado que los restos del edificio estén totalmente congelados por el agua utilizada por los bomberos.

El incendio se inició a las 12:30 de la madrugada, hora local (5:30 de la mañana, hora del meridiano de Grenwich) cuando las temperaturas eran de 19 grados Celsius bajo cero. Las bajas temperaturas también están obligando a los equipos de rescate a trabajar en turnos de una hora.

Lapointe dio a entender durante la conferencia de prensa que los cadáveres de las víctimas que se pueden encontrar entre los restos del edificio están atrapados en el agua congelada utilizada por los bomberos y que la prioridad ahora es “preservar las víctimas” más que recuperar rápidamente los cuerpos.

“Nuestra agenda es hacer las cosas bien”, dijo Lapointe.

El portavoz policial también se negó a especular sobre las posibles causas del incendio o sobre si las 30 personas desaparecidas han sido dadas por muertas.

“Había 52 unidades en la residencia. No sabemos quiénes estaban o quiénes estaban pasando la noche fuera. Queremos estar 100 % seguros antes de dar la información”, dijo Lapointe.

El portavoz sí confirmó que 20 personas fueron rescatadas de la residencia en los primeros momentos del incendio y que 10 supervivientes y dos policías fueron hospitalizados.

Testigos del incendio han relatado a los medios de comunicación escenas en las que familiares y vecinos fueron incapaces de rescatar a las víctimas.

Un familiar, Martin Deslauriers, contó cómo su abuela llamó a su familia para que la rescatasen. Aunque un nieto acudió a la residencia con una escalera de mano y que la anciana esperó en el balcón de su apartamento, finalmente murió sin poder ser rescatada por la intensidad de las llamas.

Otros testigos contaron cómo podían escuchar los gritos de las víctimas en el interior del edifico en llamas y su impotencia para poder salvar a los residentes.

Medios de comunicación señalaron que la residencia de ancianos fue ampliada en 2002, pero que la parte antigua del edificio, que quedó totalmente destruida en el incendio, no contaba con un sistema antiincendios.

El incendio también coincide con una ola de frío polar que está provocando que los sistemas de calefacción estén funcionando a máxima capacidad y que ha disparado el consumo de electricidad en Québec al límite de la capacidad del sistema eléctrico.

?>