Mexicano prepara el auto ‘del futuro’

Inmigrante nayarita se dedica a la reparación de bicicletas desde hace 13 años
Mexicano prepara el auto ‘del futuro’
Lino Brenes en su taller de South El Monte donde cada semana repara alrededor de 80 bicicletas.
Foto: La Opinión - Isaias Alvarado

El tráfico, el costo de la gasolina, los espacios recién concedidos, los problemas de salud y los operativos de las agencias del orden para detectar a conductores sin licencia, están dando un segundo aire a las bicicletas en Los Ángeles, asegura Lino Brenes, un mexicano que se dedica a repararlas.

“Estamos viviendo ese despertar, se ha visto un negocio a gran escala porque hay gran demanda”, dice el nayarita, propietario del local R.B. Bicycle Shop, en South El Monte, que abrió hace 13 años (aunque el establecimiento tiene ese giro desde hace unos 35 años).

Brenes, de 40 años, aprendió a reparar bicicletas en el estado de Sinaloa, donde se crió, y no dudó en seguir practicándolo al venir a Estados Unidos. Uno de sus hijos ya tiene una tienda-taller, Alexandra Bicycle Shop, en Rosemead. Sus otros tres hijos conocen el oficio pero se han inclinado por el estudio.

Al señor Lino le fue bien cuando tomó las riendas del negocio, sin embargo, la crisis económica y la apertura de otros siete competidores en un espacio de cinco millas bajaron sus ingresos. De arreglar 200 bicicletas a la semana, ahora celebra si atiende 80.

La mitad de su clientela es latina; el resto, asiática. Los primeros, explica, suelen usar bicicletas para montañas y los asiáticos prefieren las delgadas, “tipo mujer”.

Aquella época en que vendía muchas llantas, asientos y otras partes se acabó, lamenta. Ese mercado lo acaparan sitios de Internet, como eBay. “Lo único que nos mantiene fuertes es la reparación”, dice.

Arreglar pinchaduras de llanta es el servicio más solicitado. Cuando llegan inmigrantes a su negocio él les pregunta por qué usan la bicicleta y ellos le han dicho que para evitar que la Policía les decomise el coche por ser indocumentados y no tener licencia de manejo. “Tienen razón”, reflexiona.

Brenes no ha asistido a los eventos de CicLAvia, que cierra distintas calles de Los Ángeles, aunque está planeando formar un club y pedalear al lado de miles. “Se me hace una buena promoción al ciclismo, que es un deporte muy completo”, afirma.

Este reparador anticipa que la bicicleta será más popular a medida que haya más tráfico en calles y autopistas. “Va a formar parte primordial del transporte en la ciudad: es más rápida, económica y trae un beneficio a la salud. Todo mundo está enfermo de algo y necesita hacer ejercicio”, señala.