Rosell se va del Barsa

El presidente 'blaugrana' cae por el escándalo del fichaje de Neymar
Rosell se va del Barsa
Sandro Rosell (izq.) dimitió a la presidencia del Barcelona y en su lugar asume el vicepresidente Josep María Bartomeu quien estará en el cargo hasta 2016.
Foto: AP

Actualiza con declaracionesBARCELONA (AP).— Sandro Rosell presentó ayer su dimisión como presidente del Barcelona en medio de una investigación de la justicia española por irregularidades en el fichaje de Neymar.

Josep María Bartomeu, hasta ahora vicepresidente deportivo, quedará al frente del club catalán, y anunció que cumplirá el resto del mandato de Rosell hasta 2016.

La dimisión abre una crisis institucional en uno de los clubes más importantes del mundo. Y se produjo un día después de que un juez español admitiera a trámite la querella de un socio barcelonista contra Rosell por apropiación indebida en la contratación del delantero brasileño.

Rosell fue elegido presidente por los socios en junio de 2010 tras dos mandatos consecutivos de Joan Laporta. Tenía previsto presentarse a la reelección en 2016.

La justicia española confirmó que ve indicios de delito en el fichaje de Neymar y requirió al propio jugador, la FIFA, el Santos de Brasil y el Barcelona todos los informes de su contratación.

Rosell cifró en 57.1 millones de euros (74 millones de dólares) el coste de la operación. Pero según la denuncia de un socio del Barcelona, el precio real rozó los 95 millones de euros (128.8 millones dólares) por jugosas comisiones repartidas entre las partes.

En ese sentido, el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz consideró que Rosell pudo cometer un delito de apropiación indebida por “distracción.” Es decir, que los contratos firmados entre Neymar y el Barcelona “no responden a lo indicado en los mismos.”

“En los últimos días, además, una injusta y temeraria acusación de apropiación indebida ha desembocado en una querella contra mí en la Audiencia Nacional. Desde el primer momento he dicho que el fichaje de Neymar Junior es correcto y que la contratación ha provocado la desesperación y la envidia de algunos de nuestros adversarios”, afirmó Rosell.

“Esta Junta Directiva es un equipo. Y este equipo lidera un proyecto que ya ha dado grandes frutos. No quiero que ataques injustos afecten negativamente la gestión y la imagen del Club. Y es por eso que pienso que mi etapa ha terminado aquí”, agregó.

Rosell, un ex ejecutivo de Nike ligado al mundo del fútbol, entró al Barcelona como vicepresidente de la mano de Laporta. Su papel fue decisivo en el fichaje de Ronaldinho en el 2003. Pero su relación con Laporta se rompió poco después y dimitió en 2005.

Rosell, de 49 años, fue elegido presidente por los socios en junio de 2010 tras dos mandatos consecutivos de Laporta.

Durante sus tres temporadas completas al frente del club, el Barcelona logró mantener una senda estelar de títulos con dos ligas, una Copa del Rey y la Liga de Campeones de 2011.

?>