Sepultarán a Tamayo en México

Familia pide que polémica por la ejecución en Texas 'acabe aquí'
Sepultarán a Tamayo en México
Familiares del mexicano Edgar Tamayo Arias, condenado a la pena de muerte en EEUU esperan su cuerpo para darle sepultura.
Foto: EFE

HOUSTON, Texas.— Los familiares de Edgar Tamayo, ejecutado la noche del miércoles en una prisió n de Texas en medio de un polémico debate diplomático, pidieron ayer que no haya represalias contra presos estadounidenses en otros países y abogaron por que la polémica suscitada con este caso “acabe aquí”.

La tía de Tamayo, Grace Tamayo, pidió a la comunidad mexicana que no tome represalias en contra de los norteamericanos en las cárceles de México. “Esto tiene que acabar aquí, ellos no tienen la culpa de lo que paso hoy aquí”, dijo.

El cuerpo del mexicano Edgar Tamayo no volverá a su tierra natal en Miacatlán, en el estado de Morelos, hasta la próxima semana, según informó el agregado de prensa del consulado general de México en Houston, Roberto Pérez.

Según indicó el funcionario mexicano, el cuerpo de Tamayo, quien fue ejecutado con inyección letal y pronunciado muerto a las 9:32 p.m. no puede ser sacado de EEUU sin antes obtener un acta de defunción. “Esto usualmente se demora entre tres a cinco días hábiles”.

La cancillería mexicana detalló en su declaración oficial que “a solicitud de la familia Tamayo, la debida asistencia consular se mantendrá en el proceso de traslado a México de los restos”.

El caso de Tamayo profundizó el debate entre México y Estados Unidos sobre la asistencia consular, cuando aún otras 36 personas pueden sufrir su mismo destino.

Gary Gaddis, hermano de Guy Gaddis, el policía asesinado por Tamayo el 31 de enero de 1994, dijo que Tamayo “había muerto como un cobarde” por la actitud que adoptó antes de morir, al declinar decir sus últimas palabras y no mirarlos ni siquiera una vez, según lo narró Patricia Estrada, uno de los testigos de la ejecución.

El expediente del caso indica que Tamayo disparó al agente en al menos tres ocasiones, cuando este, después de detenerlo por asalto, lo conducía en la unidad policial a la cárcel en Houston.

En el sitio web en memoria de Gaddis hay una frase que encabeza los mensajes: “Se hizo justicia”. Por su parte, Tamayo y su familia clamaron hasta último minuto su inocencia.

Pero la ejecución realizada en Huntsville es sólo el comienzo de una larga lista que amenaza con profundizar los roces entre la Casa Blanca y Los Pinos. Otras 36 personas que pueden correr la misma suerte, son parte del caso “Avena” y han alegado que la falta de asistencia consular perjudicó sus sentencias.

En total 51 mexicanos participaron en el caso “Avena” presentado ante la Corte Internacional de Justicia en 2004. Ahí se determinó que los tribunales estadounidenses deben revisar el proceso y sentencia de los ciudadanos mexicanos para determinar si la asistencia consular hubiera hecho alguna diferencia en sus fallos. Pero en EEUU se requiere de nueva legislación para obligar a los estados a cumplir con el fallo.