Habrá una súper seguridad en NY

La policía anuncia un despliegue sin precedente en inmediaciones del MSG
Habrá una súper seguridad en NY
Enormes rótulos anuncian el Super Bowl en la calle 42 aledaña al Madison de Nueva York donde instalarán una enorme pantalla.
Foto: AP

NUEVA YORK (AP).— Cuando los fanáticos de la NFL llenen las calles de Nueva York la semana próxima antes del Super Bowl, la policía los va a estar observando muy de cerca: en persona, por aire y en cámaras de circuito cerrado.

El Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York (NYPD) ha instalado unas 200 cámaras de seguridad temporales en el centro de Manhattan para ayudar a detectar problemas en el “Super Bowl Boulevard”, una feria al aire libre de 13 cuadras, durante los días previos al partido.

Carteles que promueven la feria están en los mismos postes que otros claramente menos festivos que dicen: “Cámara de seguridad de la policía en el área”.

Las cámaras son apenas una faceta de una vasta operación de seguridad por decenas de agencias del orden que se pasaron los últimos dos años preparando su versión de una defensa por zonas para proteger los eventos del Super Bowl en diversos puntos.

Manhattan y Brooklyn serán sedes de decenas de celebraciones previas al juego, mientras que al otro lado del río Hudson, Newark va a ser anfitriona del Día de la Prensa y Jersey City albergará a los Halcones Marinos y Broncos en hoteles antes del arranque del partido el 2 de febrero en el MetLife Stadium en East Rutherford, Nueva Jersey.

En una reciente sesión informativa sobre seguridad en el estadio, jefes policiales y otros funcionarios dijeron que el éxito será medido en parte por lo bien que las autoridades oculten sus preocupaciones sobre amenazas potenciales.

Las autoridades “saben que éste es el equivalente a su Super Bowl en cuanto a la seguridad”, dijo Jeffrey Miller, jefe de seguridad de la NFL.

“Por eso todos hemos estado trabajando duramente para asegurarnos de que nos hacemos cargo de los asuntos logísticos y de seguridad”, agregó.

Como precaución, las autoridades mayormente han declinado dar detalles sobre los planes de seguridad. Tampoco han pronosticado los costos.