Repatrían a tres guatemaltecas asesinadas en NYC

Deisy García y sus dos hijas fueron asesinadas el domingo 19 de enero por el mexicano Miguel Mejía Ramos, esposo y padre de las víctimas
Repatrían a tres guatemaltecas asesinadas en NYC
Luzmila Alvarado, madre de Deisy García, quien fuera asesinada junto a sus dos niñas, aparece junto a otros parientes en los funerales en Queens.
Foto: Mariela Lombard / EDLP

GUATEMALA.- Los cuerpos de la guatemalteca Deisy García, de 23 años, y de sus dos hijas Daniela y Yaslin, de dos y un año, y quienes fueron asesinadas en Nueva York, fueron repatriados a Guatemala la tarde del sábado.

Tres cajas grises, una grande y dos pequeñas, que contenían los restos de la mujer y las dos menores llegaron al Aeropuerto La Aurora en la capital guatemalteca, donde familiares esperaban su arribo en las bodegas de una empresa de carga.

Pedro Solano García, tío de Deisy García, dijo a los periodistas que no podían condenar más el hecho “lo dejamos a la disposición de Dios y las leyes terrenales”. Los cuerpos serán enterrados en el cantón Juchanep del departamento de Totonicapán, a 170 kilómetros (105 millas) al oeste de la capital.

García y sus hijas fueron asesinadas el domingo 19 de enero por el mexicano Miguel Mejía Ramos, esposo y padre de las víctimas, quién confesó los crímenes argumentando que sintió celos de su esposa al ver una fotografía de ella con otro hombre en Facebook.

Mejía también dijo a las autoridades que asesinó a sus hijas porque el vehículo en el que estaba huyendo no tenía asientos para niños y no las podía llevar consigo en la huida.

El sospechoso confesó a las autoridades que estuvo bebiendo en la casa de un amigo el domingo y que cuando volvió a su vivienda revisó el teléfono y la cuenta de Facebook de su esposa. Al ver la fotografía decidió acuchillarla; luego abrazó y besó a sus hijas antes de también asesinarlas. El fiscal de distrito Richard Brown dijo que se encontraron cinco cuchillos en la escena.

Mejía fue capturado en Texas un día después, cuando huía hacía México. Las autoridades le están fincando seis cargos de homicidio premeditado y en caso de que sea declarado culpable podría ser condenado a cadena perpetua sin derecho a libertad bajo palabra.