El Parque MacArthur, sin pasado ni futuro

Convertido en refugio de desamparados, el popular sitio parece una causa perdida

Vecinos del parque piden la colaboración de las autoridades para recuperar este espacio público.
Vecinos del parque piden la colaboración de las autoridades para recuperar este espacio público.
Foto: La Opinión - Ciro Cesar

“El parque MacArthur se está derritiendo en la oscuridad”, dice una canción que en 1977 popularizó en las discos la cantante Donna Summer.

Para los residentes de Westlake, la frase queda como anillo al dedo por la actual situación que atraviesa este popular parque, que tenía fama de ser una guarida de maleantes.

“Ya no es lo que era antes, pero últimamente ha decaído bastante, esta muy mal, hay bastantes personas que se quedan a dormir y la policía parece que no puede hacer mucho, se ve más feo y sigue la prostitución”, comentó Héctor Arzate, residente del área.

El parque, que adquirió el nombre del general Douglas MacArthur en 1942 (antes llamado parque Westlake), fue creado en 1886 y es un Monumento Histórico Cultural de Los Ángeles. Sin embargo, la mala reputación lo persigue.

En 1978, cuando el lago fue drenado para una remodelación, en el fondo se encontraron cientos de armas. Durante la década de los 80 los tiroteos y los cadáveres flotando en el lago eran comunes. En 1990 se registraron ahí 30 homicidios, los asaltos estaban a la orden del día y hay quienes lo llamaban “El Parque Macabro”.

En 2008 el entonces jefe del LAPD, William Bratton, y Charlie Beck, que era comandante de la Estación Rampart, establecieron la política de “No Tolerancia” en el parque.

Sin embargo, hoy en día el letrero de alerta que fue colocado ese año en los accesos de la calle Alvarado, es ignorado. Ahí mismo se orinan los indigentes y quienes apuestan de manera ilegal cuando juegan cartas o dados.

El aliento de “Roberto”, uno de los cientos de desamparados que han hecho del parque su refugio, evidencia su ebriedad. En ese mismo estado deambulan varios durante el día.

“Tengo un año ya viviendo aquí, sí es peligroso, pero hay que saber dónde dormir”, dice este hombre de origen centroamericano.

El pasado 30 de diciembre fue encontrado el cuerpo de un hombre flotando en el lago, quien cayó y se ahogó por el estado de ebriedad en el que se encontraba, según informó el LAPD.

En los baños públicos abundan las ofertas sexuales y hay números telefónicos inscritos para quien requiera de esos servicios.

“El problema del parque MacArthur no es nuevo, en los 80 era el paraíso de la droga, pero ahora parece que lo estamos perdiendo de nuevo, debemos tener más cooperación de las autoridades”, dijo Arzate.

María López, visitante frecuente al parque, consideró que ha habido un aumento en el número de indigentes y jugadores de cartas, quienes sin importar la hora del día ni la presencia de niños y mujeres, hacen sus necesidad fisiológicas al aire libre.

El concejal Gil Cedillo dijo que gracias al programa federal “Promise Zone” que recientemente se anunció, se destinarán recursos para rescatar lo que considera una joya de la ciudad.

El capitán Brian Pratt, comandante de la estación Rampart de la Policía, reconoció que se trata de un problema complejo que tiene que ver con un aumento en el número de desamparados que llegan de otras partes de la ciudad, con el consumo de alcohol y marihuana, la prostitución y las pandillas.

A pesar de ello, aseguró Pratt, el año pasado hubo una reducción del 9% en la criminalidad de esa área.