Alumnos demandan a CA por leyes que protegen maestros

Estudiantes californianos exigen que no sea impedimento el despido con base en la antigüedad laboral, además de dar al administrador mayor flexibilidad para despedir a malos maestros
Alumnos demandan a CA por leyes que protegen maestros
Raylene Monterroza es una de los estudiantes que demandan al estado de California.
Foto: AP

Esta mañana, en una corte de Los Ángeles, dio inicio el juicio conocido como Vergara vs. California en el que nueve estudiantes de varias partes del estado, demandan a este el derecho constitucional a una buena educación, la cual, según los abogados que los representan en la demanda, le has sido impedida por algunos malos maestros que se mantienen en los salones de clase gracias al actual estatuto de despido de maestros en escuelas públicas de California conocido como “Last In, First Out” (el último en ser contratado es el primero en ser despedido).

“Contamos con el testimonio de un maestro que ganó el premio al Maestro del Año y el mismo año que recibió el premio fue despedido por ser nuevo en la profesión”, expresó el abogado Theodore Boutrous. “Que un maestro ineficaz cueste tiempo y dinero a los distritos despedirlo porque no tiene ningún sentido, esta lastimando a los buenos maestros y estudiantes”.

“Lo que buscamos con esta demanda es proteger la educación pública y el derecho de todo niño a tener un buen maestro en cada salón de clases cada día”, sostuvo.

El abogado explicó que lo que estos estudiantes, apoyados por la organizacion Students Matter – la cual protege los derechos de los estudiantes — buscan lograr con esta acción legal es “proteger su derecho constitucional a una buena educación, proteger maestros eficientes del ‘Last In, First Out’ y al sistema educativo en California”.

“Estamos felices de poder comenzar a poner la evidencia que demuestra el daño de los maestros ineficientes”, agregó Boutrous.

En este primer día de juicio estaba programado para testificar el superintendente del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD por sus siglas en inglés), John Deasy.

Una de las demandantes que también testificó ayer en corte fue Julia Macías, quien desde sus primeros años en la primaria, precisamente del LAUSD, se vio afectada académica y emocionalmente por la mala calidad de sus maestros.

Te baja el autoestima tener como maestro a alguien que no te motiva ni te ayuda a mejorar”, compartió la estudiante de secundaria en el Valle de San Fernando. “No estás aprendiendo, entonces todo está mal, los resultados de las pruebas eran bajos, mis grados, y eso me quitaba toda mi energía y mis ganas de seguir adelante

La demanda interpuesta en mayo del 2012 sostiene el impacto que un mal maestro puede tener en un niño, dado que en promedio estos pasan alrededor de 2,275 días de instrucción en 13 años de educación básica en escuelas públicas.

Marcellus McRae, otro de los abogados demandantes, aclaró que este caso no busca una nueva ley que perjudique los derechos de los maestros, sino eliminar las barreras que administradores escolares tienen para despedir a un maestro ineficiente.

En California, un maestro que tiene más de 24 meses en la profesión no puede ser despedido fácilmente, sin importar cuán eficiente sea o no. El caso destaca que en realidad son solo 16 meses, sin contar los periodos de vacaciones, el tiempo que directores y superintendentes tienen para evaluar si un maestro es bueno para quedarse en la profesión o no.

“El estatuto de señoría, no esta diseñado para actuar en el mejor interés de los estudiantes”, dijo McRae. “Cuando tiene que haber recortes y por lo tanto despidos, no se van los peores sino los que tienen menos señoría. Este caso es en favor de los buenos maestros”.

“El caso no va a cambiar los derechos que los maestros, que como cualquier otro empleado público tienen, simplemente va a modificar los excesos que impiden a las escuelas hacer lo mejor para los estudiantes”, agregó.

Sobre el caso, la Asociación de Maestros de California (CTA por sus siglas en inglés), la Federacion de Maestros de California (CFT por sus siglas en inglés) y otros sindicatos de maestros en el estado — incluyendo el de Los Ángeles, UTLA — han declarado su fuerte oposición ante la eliminación del Last In, First Out, que ocurriría de triunfar esta demanda en el juicio que se espera concluya a fines del mes de marzo.

“El simple derecho de un maestro a una audiencia antes de un despido no es injusto para los estudiantes. Los estudiantes necesitan maestros estables y con experiencia en la profesión y no una puerta recurrente de educadores”, dijo el presidente de la CFT, Joshua Pechthalt. “La llamada señoría que aplica antes de un despido se convirtió en ley porque los educadores estaban sujetos a presión política y decisiones arbitrarias que amenazaban la libertad académica y les robaba su habilidad de actuar en defensa de sus estudiantes. Si el caso Vergara triunfa, todos los estudiantes sufrirán”, añadió.

“El verdadero apoyo que necesitan nuestros estudiantes hoy en día es tener los recursos adecuados, clases mas pequeñas, involucramiento de los padres y entrenamiento docente de calidad” dijo el presidente del CTA, Dean Vogel.

Karen Martínez, madre de Daniela, una estudiante de San José, California, vino a testificar por su hija, a quien dice el mal sistema le ha robado años de aprendizaje y está dispuesta a cambiarlo.

“Estoy en esta demanda porque pienso pelear como una leona para que mi hija tenga la mejor educación y el mejor maestro en su salón todos los días. Y no solo ella, sino cualquier niño, en cualquier escuela”, expresó la madre.