Baja la presión tras inauguración de estadio en Natal

La Arena Das Dunas se inauguró y la presión sobre el Comité Organizador de la Copa Brasil 2014 bajó, sin embargo, al mismo tiempo la social se incrementó.
Baja la presión tras inauguración de estadio en Natal
Foto: EFE

SAO PAULO.- Un nuevo estadio para la Copa del Mundo albergó el domingo sus primeros dos partidos sin mayor problema, un día después de que miles de personas protestaron en todo Brasil contra la realización del torneo.

Hubo algunos daños menores en la Arena das Dunas, en la ciudad nororiental de Natal, durante las protestas. Los manifestantes permanecieron alejados del inmueble el domingo, y las autoridades afirmaron que el estadio aprobó su primer examen.

Sólo se necesitarán ajustes menores, añadieron.

Se daban los últimos toques al estadio hasta momentos antes del partido inaugural, pero la doble cartelera entre clubes locales transcurrió sin predicamentos frente a decenas de miles de espectadores.

Antes de los cotejos, la prensa local informó que la policía detuvo a dos sujetos, acusados de disparar contra un grupo de hinchas rivales, a unos kilómetros del estadio. No hubo heridos.

Unas 1,000 personas protestaron en Sao Paulo, y grupos más pequeños salieron a las calles en otras ciudades el sábado, para quejarse por los altos costos que ha significado la organización del Mundial. En su página en Facebook, el grupo Anonymous Rio consideró que las protestas sabatinas, denominadas “Operación detengan el Mundial”, constituyeron los primeros actos de este año contra el torneo.

Las protestas degeneraron en violencia en Natal y Sao Paulo, donde algunos manifestantes destrozaron un vehículo policial vacío, incendiaron un auto compacto y rompieron las ventanas de algunas sucursales bancarias.

Las autoridades respondieron con gases lacrimógenos y balas de goma, además de arrestar a más de 100 personas.

En Natal, los manifestantes acudieron a la Arena das Dunas y destruyeron algunas vallas de seguridad. Incendiaron además algunas carpas instaladas provisionalmente frente al inmueble.

La prensa local informó que los guardias de seguridad hicieron disparos al aire para dispersar a la multitud. De acuerdo con el diario Tribuna do Norte, 19 personas fueron detenidas.

La Copa Confederaciones, realizada el año pasado como un ensayo para el Mundial, estuvo marcada por protestas violentas. No se descartan más manifestaciones durante el Mundial que comienza en junio.

El nuevo estadio es el séptimo que se completa para el Mundial. Restan cinco por concluirse, menos de cinco meses antes del partido inaugural, previsto para el 12 de junio.

Se espera que algunos estén listos pocos meses antes del Mundial, y hay dudas de si la ciudad meridional de Curitiba seguirá como sede, ante los problemas para tener listo su estadio.

Brasil había prometido entregar los 12 estadios del Mundial para el cierre de 2013. Seis estuvieron listos para la Copa Confederaciones.