Hospital cumple orden judicial

Desconectan a mujer embarazada afectada con muerte cerebral
Hospital cumple orden judicial
Erick Muñoz esposo de Marlise con su hijo Mateo, in Haltom City, Texas.
Foto: AP

AUSTIN, Texas.— Tras dos meses de peticiones por parte de la familia, el hospital John Peter Smith de Fort Worth accedió a desconectar de un respirador artificial a Marlise Muñoz, una embarazada de 33 años en muerte cerebral, en aplicación de una resolución judicial emitida la semana pasada.

Muñoz, una vecina de Haltom City (Texas) de 33 años, fue declarada en muerte clínica el 28 de noviembre cuando estaba embarazada de 14 semanas y tras haber sufrido una embolia pulmonar un par de días antes, pero no fue desconectada de las máquinas que mantenían su actividad cardiaca y respiratoria hasta ayer.

El caso no se hubiera extendido dos meses de no haber sido por las discrepancias entre la familia, que consideraba que la muerte cerebral de Muñoz y la afectación del feto eran irreversibles, y el hospital, que aseguró que, con la ley tejana en la mano, no podía desconectar a la paciente.

La familia llevó el caso ante la justicia y el juez R.H. Wallace les dio la razón el pasado viernes: el hospital debía desconectar el cuerpo de Muñoz del respirador antes de hoy lunes, porque el feto no estaba en condiciones para sobrevivir y la paciente había sido declarada en muerte cerebral.

El centro médico, que forma parte de un consorcio público, debatió el pasado fin de semana si recurrir y finalmente anunció que acataría la sentencia: “El hospital seguirá la orden judicial”, subrayó el documento remitido a la prensa.

“El cuerpo de Marlise Muñoz fue desconectado del ‘soporte (artificial) de vida’ (…) Su familia procederá ahora con la tarea de que descanse en paz”, detallaron en un documento.