Líder comunitario se enfoca en llevar latinos a la universidad

Ruebén Martínez, ganador de la beca MacArthur a los 'genios', ex peluquero, dueño de librerías, y educador, ahora se enfoca en llevar a más latinos a la Universidad Chapman
Líder comunitario se enfoca en llevar latinos a la universidad
Ruebén Martínez es ahora Presidential Fellow en la Chapman University.
Foto: Ciro César / La Opinión

A sus 74 años, Ruebén Martínez aún no puede creer todo lo que sus libros han traído a su vida, sobre todo cuando de niño no los había en casa y sus padres no tuvieron educación escolar.

Siendo el dueño de las famosas Librerías Martínez (ahora de Chapman University), los libros han sido su vida, lo han “llevado a todo el mundo”, lo han hecho “rico de corazón y mente”, y ahora le están dando la oportunidad de convertir a más latinos en universitarios, gracias a su trabajo como Presidential Fellow en la Chapman University.

“Hace 5 años me invitaron con esa labor , cuando solo había un 3% de estudiantes latinos. El año pasado logramos un 18%, el mayor porcentaje que ha tenido la universidad en su historia”, compartió Martínez, quien escapó a los 17 años de su destino de convertirse en minero, como lo fueron sus padres en su natal estado de Arizona.

Fue entonces cuando llegó a Los Ángeles, y de su primer trabajo como peluquero paso a ser el dueño de las librerías en español más reconocidas, no solo de Los Ángeles sino alrededor del país.

“He conocido a los mejores autores, desde Carlos Fuentes, Gabriel García Márquez, hasta Isabel Allende. La lectura me ha puesto donde estoy ahora, a pesar de solo haber estudiado hasta la preparatoria”, confesó el empresario, quien en 2012 decidió regalar su libreria en Santa Ana a esta universidad, en agradecimiento por lo que esta hace por muchos estudiantes latinos.

“Aquí no solo soy mentor de lo estudiantes sino de sus padres. Mucha gente piensa que Chapman es para estudiantes blancos y adinerados, pero no es así. Tiene las puertas abiertas para nosotros los latinos”, opinó el ahora mentor de decenas de estudiantes hispanos, entre ellos Hugo Flores.

“Me siento feliz de contar con el apoyo del señor Martínez, me motiva muchos y me anima a pensar en grande”, dice el joven de Santa Ana. “Siempre tengo en mente una frase que me dice: No te preocupes por comprar zapatos, preocupate por comprar edificios”, compartió el chico, cuyo hermano ya se graduó de Chapman, también con el apoyo y la amistad de Martínez.

Actualmente la Librería Martínez de Chapman University sigue ofreciendo, bajo el manejo de la universidad, servicios a las familias hispanas de Santa Ana, como talleres para padres, clubes de lectura, programas de tutoría, entre otros.

De las tres librerías, Martínez solo pudo conservar esta en Santa Ana, ya que reconoce que el negocio de los libros y la lectura en general ha cambiado mucho en los últimos años debido a la revolución digital.

“Como negocio no es lo mismo. Pero la lectura sigue siendo importante para nosotros los hispanos. Y sobre todo para los niños, por eso la importancia de que los padres inculquen la lectura en sus hijos desde pequeños”, destacó.

“Hemos creado un modelo para servir a la comunidad que al mismo tiempo les da una experiencia del mundo real a nuestros estudiantes”, dijo Don Cardinal, decano del Colegio de Estudios Educativos de Chapman University.

“Mientras los servicios continúan recortándose, las universidades tienen que pensar diferente para poder seguir sirviendo a sus comunidades”, agregó.

Martínez sostiene que los hispanos están creciendo mucho demográficamente, que “el futuro los está esperando”, y que por ello deben educarse.

“Esta escuela te recibe con los brazos abiertos”, asegura el hijo de inmigrantes mexicanos que hasta la fecha afirma haber leído más de 10 mil libros, muchos de ellos de sus propias librerías.

Martínez se enorgullece de saber que es el primer “embajador” mexicano de esta universidad fundada hace 150 años. Esa labor, dice, la realiza con agradecimiento y poniendo todo el corazón al servicio de los estudiantes hispanos.

“Es tiempo de que nuestros jóvenes dejen de trabajar con el cuerpo, en trabajos pesados y en su lugar trabajen con su mente y corazón”, expresó Martínez.