Lucha campesina contra minera que les toma el pelo en México

Denuncian que la paga por el arrendamiento de sus terrenos es muy baja cuando se compara con los beneficios que obtiene Gold Corp
Lucha campesina contra minera que les toma el pelo en México
Los campesinos quieren renegociar los contratos que hicieron con las empresas mineras.
Foto: Archivo

MÉXICO – Los campesinos del ejido de San Tiburcio, al norte de Zacatecas, se sienten timados por la minera canadiense Gold Corp a la cual vendieron o arrendaron sus tierras a aproximadamente un tercio de dólar (4.35 pesos) por metro cuadrado en tanto la mina promete ser la más grande a cielo abierto de América Latina.

Enfurecidos, unos 300 de ellos bloquearon el fin de semana la entrada del yacimiento de oro, plata y zinc que comenzó a operar a mediados del año pasado con el nombre de “Camino Rojo”, sin embargo, la policía estatal los echó a punta de macanazos. Siete campesinos resultaron heridos.

“Nos reagruparemos”, prometió Felipe Pinero, líder de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala, la organización que atiza las movilizaciones en contra de los “contratos alevosos” de los que, afirma, fueron víctimas los ejidatarios.

No es la primera vez que los dueños de las tierras concesionadas a mineras en México acusan a las compañías y a funcionarios “corruptos” de verles la cara.

Actualmente suman 28 casos considerados focos rojos en la estabilidad social del país, sea por la exposición a metales pesados, conflictos territoriales, disputa por ocupar zonas arqueológicas o problemas de precios en la compra de terrenos con una docena de empresas trasnacionales.

Ahí mismo, en el municipio de Mazapil, donde se encuentra la mina Cielo Rojo, otros ejidatarios se dicen inconformes porque Gold Corp rentó en 2007 sus tierras por 30 años a sólo un peso (ocho centavos de dólar) por metro cuadrado para explorar la mina Peñasquito, donde diariamente extrae 130 mil toneladas de concentrados.

Los campesinos se quejan de la falta de asesoría del gobierno para lograr “contratos justos” donde todos ganen, ellos por ser dueños de las tierras y las empresas por trabajarlas. “Queremos renegociar los acuerdos”, solicitan hoy.

?>