Propuesta para atraer inmigrantes a Detroit en espera

Una fuente dijo que el gobierno federal no ha recibido su propuesta de ampliar las visas EB-2 para que extranjeros vayan a vivir a Detroit.
Propuesta para atraer inmigrantes a Detroit en espera
El gobernador de Michigan Rick Snyder pide al gobierno nacional que destine miles de visas de trabajo para atraer inmigrantes a Detroit.
Foto: AP

Washington, D.C. – El gobernador de Michigan, Rick Snyder, ve en los extranjeros la tabla de salvación para la ciudad de Detroit, pero el gobierno federal no ha recibido su propuesta de ampliar las visas EB-2 para esos inmigrantes, confirmó este lunes el Departamento de Seguridad Nacional.

La semana pasada, Snyder dijo que pedirá el auxilio de Washington para atraer a 50,000 extranjeros a la deprimida ciudad de Detroit en los próximos cinco años, a través del programa de visas “EB-2”.

Una fuente del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés), que pidió el anonimato, dijo este lunes que la agencia federal “no ha recibido una solicitud de Michigan y desconocemos si hay otras solicitudes adicionales”.

La fuente agregó que, en la actualidad, el Congreso mantiene un límite anual de 40,040 para las visas “EB-2” y “ningún país puede exceder el 7% de ese límite”.

Aún si el DHS recibe la propuesta formal, la agencia está atada de manos por los requisitos de la ley actual y porque permitir que el límite anual de visas vaya a una sola ciudad no tendría precedente.

Pero Snyder ha destacado la urgencia de repoblar la Ciudad del Motor, que ha sufrido un declive en su población, de 1,8 millones en la década de 1950 a unos 700,000 en la actualidad.

El éxodo, sin duda, ha estado vinculado con los problemas del sector automovilístico y de la economía en general.

Snyder, además, está bajo presión de adoptar medidas innovadoras para Detroit, especialmente porque ciudades de estados de la zona central, como Illinois, Missouri y Ohio, también buscan atraer talento extranjero.

Según el Centro para Política Migratoria (IPC por sus siglas en inglés), los extranjeros, más que las personas nacidas en EEUU, han liderado el crecimiento económico en Michigan: entre 2006 y 2010, los inmigrantes establecieron 30.223 negocios.

En 2010, el 10,4% de todos los negocios en Michigan fueron creados por extranjeros. Ese mismo año, los nuevos negocios de extranjeros generaron ingresos por $1,800 millones, o el 9,2% de todo el ingreso neto de los negocios en Michigan.

Entre 2010 y 2011, el área que comprende las ciudades de Detroit, Warren y Livonia, contó con 4.653 extranjeros que llegaron a la zona con visas “H-1B”, la mayoría en profesiones de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, según IPC.

El viernes pasado, el Departamento de Estado señaló que sólo el congreso puede modificar la legislación para así facilitar la repoblación de Detroit.

El Congreso está inmerso en un álgido debate sobre la legalización de los inmigrantes indocumentados. La versión de la reforma que aprobó el Senado en junio de 2013 amplía las visas “H-1B” para la industria de alta tecnología.

El programa de visas “EB-2”, creado en base a una ley de 1990, ofrece la residencia permanente a ciertos extranjeros con títulos de posgrado que demuestren una “capacidad excepcional” en las artes, ciencias, alta tecnología, los negocios, u otras profesiones.

La idea del programa –para el que se requiere una oferta de trabajo y el visto bueno del Departamento del Trabajo- es alentar el crecimiento económico de Estados Unidos mediante el ingreso de extranjeros con altas destrezas laborales.

No está claro que el Congreso logre a corto plazo una reforma migratoria que, aparte de la legalización, aumente las visas para los extranjeros, como pide Snyder.