Esperan que clima mejore

Nueva York se declara lista para albergar a casi 500 mil visitantes

Fuegos pirotécnicos se ven sobre Nueva York, desde Nueva Jersey, como parte del arranque de eventos para el Super Bowl XLVIII.
Fuegos pirotécnicos se ven sobre Nueva York, desde Nueva Jersey, como parte del arranque de eventos para el Super Bowl XLVIII.
Foto: AP

EAST RUTHERFORD, Nueva Jersey (AP).— Los meteorólogos pronosticaron ayer condiciones ordinarias para el primer Super Bowl que se realizará en un estadio sin techo y en una ciudad con invierno gélido.

Anthony Gigi, especialista del Servicio Meteorológico Nacional, dijo que el pronóstico para el partido del domingo en el Estadio MetLife contempla temperaturas máximas de 39 grados Fahrenheit (3.8 centígrados) y mínimas de 27 (2 bajo cero), lo que representa condiciones promedio en la zona.

Hay escasas probabilidades de precipitación.

Gigi dijo que se espera que un sistema de tormentas pase por la zona el sábado por la noche, lo que podría provocar una combinación de nieve y lluvia.

Desde mayo de 2010, cuando se otorgó la sede del Super Bowl al estadio donde juegan los Jets y los Gigantes, ha habido temores sobre la posibilidad de que una tormenta invernal afecte el partido.

La liga y los funcionarios estatales han dispuesto planes de contingencia para ese caso.

Una posibilidad sería adelantar el partido para el viernes o sábado, o posponerlo para el lunes.

La otra contemplaría que el encuentro no comience a las 3:25 p.m., como está previsto.

La temperatura más baja registrada en la historia al comienzo de un Super Bowl fue de 39 grados Fahrenheit (3.8 centígrados) en el Estadio Tulane de Nueva Orleáns, en 1971, cuando los Vaqueros de Dallas vencieron 24-3 a los Delfines de Miami.

A menos de una semana de la Super Bowl, uno de los grandes acontecimientos deportivos de todo el mundo y el principal de Estados Unidos, la región de Nueva York tiene listos todos los preparativos para acoger a unos 500 mil visitantes.

Así, el evento no sólo abarrotará de aficionados las calles de Nueva York y Nueva Jersey sino que además generará entre 500 y 600 millones de dólares, según cálculos de los organizadores y la liga, aunque muchos economistas aseguran que esas cifras son muy optimistas y en realidad son mucho menores.

La ciudad de la Gran Manzana, que ayer dio la patada inicial a esta gran fiesta del futbol americano, será la que reciba la mayor parte del protagonismo del encuentro gracias a todos los eventos paralelos que se organizan durante la semana previa, lo que ha generado algunos celos en el estado vecino.