3 consejos para tus orquídeas

Esta hermosa y exótica flor requiere de algunos cuidados para que crezca sana y colorida.

La orquídea es una hermosa planta muy sencilla de cuidar, cuyos colores alegran cualquier ambiente. A continuación aprenderás algunos secretos para que cuidar esta flor sea muy sencillo , y de esta manera, puedas disfrutar de su vista en cualquier lugar de la casa.

Elige la orquídea adecuada

Las orquídeas son flores muy apreciadas, pero requieren varios cuidados.

Este tipo de planta cuenta con miles de variedades, sin embargo hay algunas cuyo cultivo es más sencillo y cuidarlas. Una de ellas es la variedad Phalaenopsis , gracias a que su floración dura varios meses y se adapta fácilmente a casi cualquier tipo de clima.

Cómo regarla

Las orquídeas no requieren mucha agua. Shutterstock

Las flores de la orquídea no necesitan ser regadas con demasiada cantidad de agua. Hazlo una vez cada 10 días, pues si lo haces más a menudo, sólo favorecerá el crecimiento de hongos que pueden ser muy dañinos, o se pueden pudrir las raíces.

Para regarla, utiliza un vaporizador con agua y evita mojar el corazón de las hojas, ya que puedes dañar seriamente tu planta. Una vez por semana humedece sus raíces de la siguiente manera: sumerge la base de la orquídea completamente en un recipiente con agua y déjala en remojo durante unos minutos hasta que notes que no salen más burbujas de aire. Retira la planta y permite que escurra completamente antes de volver a colocarla en su lugar.

Las orquídeas no necesitan una maceta muy profunda, por lo que con cambiarla de tiesto cada dos años será más que suficiente. Ten cuidado de no plantarla directamente, pues sus raíces necesitan estar aireadas, y la tierra debe ser liviana . En las casas especializadas venden una mezcla realizada con corteza de pino que te será de mucha utilidad en este caso.

Ubícala en el lugar adecuado

Elige un lugar especial. Shutterstock

Los mejores lugares de la casa para colocar las orquídeas son: la sala, el comedor o las habitaciones, siempre y cuando en el ambiente haya humedad y no entre la luz del sol en exceso . Si expones a tu orquídea a los vientos, al sol directo y a lugares de humedad escasa, le harás daño. Si notas que las puntas de las hojas están secas o notas que sus flores se marchitan muy pronto, cámbiala de lugar de inmediato.

Sigue los consejos de la bloguera Patricia de Ortega y aprende de manera muy sencilla a cuidar orquídeas.

De esta forma, notarás que sus colores le darán alegría a cualquier ambiente de tu hogar.