5 consejos para cuidar tus pies

En temporada de calor, usar sandalias es una buena opción para mantenerte fresca. Prepara tus pies para lucir mejor este calzado.

Guía de Regalos

5 consejos para cuidar tus pies

Sostienen todo el peso de nuestro cuerpo y, aunque parezca mentira, son los eternos olvidados. Los pies juegan un papel muy importante en nuestro día a día, por lo que debemos prestarles todas las atenciones que se merecen; sólo así conseguiremos que estén lindos y sanos para el resto de nuestra vida.

Conseguir unos pies bellos no es algo difícil; hay que tener en cuenta una serie de cuidados básicos .

Por otro lado, la llegada del verano incrementa nuestra necesidad de tenerlos preparados para todo el sufrimiento que tienen que recibir: sandalias de tacón, el uso de calzado sin protección, chanclas… ¿Estás preparada para lucir unos pies de escándalo?

Si no tienes tiempo de acudir al salón de belleza, no te preocupes: puedes prepararte tú misma una pedicura en casa, gracias a los consejos que nos da el bloguero Alejandro Castellón .

Lo primero que debes hacer es retirar el esmalte de las uñas, en el caso de llevar, con un disco de algodón y quita esmalte. Después, pon los pies en remojo en agua caliente y mantelos dentro de 5 a 10 minutos. Una vez los saques, aplica un exfoliante específico para pies, y date con éste un suave masaje, insistiendo en talones y durezas.

A continuación, corta las uñas rectas con una tijera o cortauñas. Para dar forma y suavizar las puntas de las uñas , conviene limar esquinas y bordes. Hay que empezar por la parte más rugosa de la lima para dar forma y, tras ello, usar el lado de grano más fino para suavizar. En casos de durezas notables, se puede hacer uso de la lima antidurezas. Por último, aplica una crema hidratante con urea.

La pedicura es un paso fundamental, pero no es el único, recuerda poner en práctica los siguientes consejos:

  • Siempre que sea posible, es recomendable andar descalza por la hierba , arena de la playa, piedras…para activar la circulación de la sangre y que el pie transpire.
  • Se deben lavar los pies a diario , y secarlos bien, sin olvidar los espacios, para evitar cualquier tipo de humedad excesiva y prevenir así infecciones por hongos.
  • En el caso de tener callos o durezas, es recomendable utilizar la piedra pómez , además de exfoliar los pies cada dos o tres días.
  • Es esencial emplear el calzado adecuado para cada situación, y recomendable no utilizar siempre los mismos zapatos; lo ideal es alternar su uso.
  • Si estás embarazada, el calzado debe ser ante todo cómodo : tacón bajo o mediano . Se deben sustituir los modelos sintéticos que hacen sudar los pies por zapatos de piel.