5 consejos para preparar las viandas escolares

La alimentación de tus hijos en la escuela debe ser tan buena como la que reciben en casa.
5 consejos para preparar las viandas escolares
Foto: Shutterstock

Los más pequeños de la casa pasan cada vez más tiempo fuera del hogar, y lo que comerán en esos largos períodos no es un tema menor. De ahí la importancia de que les brindes una alimentación sana y balanceada desde el comienzo de la etapa escolar.

En ocasiones, la falta de tiempo y las obligaciones de la vida diaria pueden hacer que descuides la planificación de la vianda de los hijos y optes por las alternativas más fáciles, por lo general, galletas y chatarra, llenas de calorías y con pocos nutrientes .

No obstante, es importante que recuerdes que una buena nutrición en la etapa escolar es sinónimo de corazón contento y cerebro activo , por lo que es muy importante incluir alimentos de buena calidad nutricional.

La salud infantil y la buena nutrición en la edad del crecimiento son preocupaciones comunes entre las madres de hoy. La preparación de una merienda saludable y balanceada no tiene que ser una tarea pesada si sigues estos sencillos consejos:

Una planificación semanal te permitirá escoger mejor el menú y balancear nutrientes . Además, si sabes con antelación qué vas a preparar, evitarás incluir a última hora productos poco nutritivos.

2.- Incluye alimentos de varios grupos

La vianda ideal está compuesta por un lácteo, verduras , una proteína, un carbohidrato, una fruta como postre y agua, que garantizan al infante la energía y los nutrientes que requiere su organismo para rendir durante el día.

Una forma de asegurarte que estás ofreciendo una alimentación balanceada es utilizando recipientes con separadores, donde puedes colocar un grupo de alimentos por cada uno.

3.- Adiós frituras

En la medida de lo posible, elimina la chatarra, los refrescos de cola o de sabor, productos procesados y las frituras. Evita comprar comida chatarra y opta por las preparaciones hechas en casa, que son más sanas y menos calóricas . El uso de mantequillas, salsas y enlatados debe ser moderado.

4.- Varía los alimentos

Es común que los niños se aburran. Por eso es importante que utilices la imaginación para ofrecerles combinaciones llamativas y variadas . Si comen lo mismo todos los días, seguramente se aburrirán y comenzarán a dejar la comida. También es importante que las meriendas sean fáciles y prácticas para comer.

5.- Cuida las porciones

La doctora Liliana Trifone asegura que la alimentación en el colegio tiene que ser igual de nutritiva que la de casa, y en porciones de acuerdo a su contextura y actividad física. Demasiada cantidad de comida le puede hacer ganar peso, pero muy poca no será suficiente para cubrir sus necesidades.