5 pasos sencillos para meditar en casa

Para disfrutar los beneficios de la meditación no es necesario refugiarte en un bosque solitario: un espacio y un momento de tranquilidad en casa son suficientes.

Guía de Regalos

5 pasos sencillos para meditar en casa

Muchas veces pensamos que la meditación es un proceso complicado e inútil que no brinda ningún beneficio. Sin embargo, un hábito tan sencillo como meditar en casa durante 15 minutos puede ofrecer no sólo salud a tu mente, sino también a tu cuerpo; ello se reflejará directamente en tu estilo y ritmo de vida y en el resultado de todo lo que emprendas.

A continuación te daremos 5 pasos sencillos que debes seguir para meditar en tu casa. Si los llevas a cabo te darás cuenta de que la meditación no tiene por qué ser un proceso complicado y podrás disfrutar de sus inmensos beneficios .

  • En primer lugar, uno de los aspectos más importantes es elegir el momento del día en el que vas a meditar y hacerlo siempre a la misma hora. Por lo general, la mente está más tranquila y descansada temprano en la mañana. Sin embargo, antes de acostarte también puede ser un buen momento para meditar. Todo depende del momento del día en el que realmente puedas estar sola por 15 minutos, que  los niños estén dormidos y que nadie te interrumpa.
  • El segundo paso es elegir un lugar acogedor y tranquilo de la casa para meditar. Un rincón de tu cuarto, de la sala o del estudio puede ser tu lugar ideal. Además, podrías decorarlo con algunas velas y flores para crear un ambiente aún más especial, de paz y armonía . Sin embargo, algún espacio abierto en el patio también puede ser un lugar ideal, siempre y cuando no tengas interrupciones de ruidos y posibles animales. Y estés donde estés, no olvides apagar o desconectar el teléfono durante esos 15 minutos sagrados para ti.
  • En tercer lugar debes escoger la posición que te sea más cómoda para meditar. Por lo general, la posición de loto (sentada en el piso o sobre un cojín con las piernas cruzadas) es la más utilizada por los expertos, pero para comenzar e ir creando el hábito de meditar, basta con sentarte en una silla cómoda; el siguiente paso será adoptar la posición clásica de loto. Otra posición es acostada, aunque al principio no se aconseja esa postura, ya que es más fácil que te quedes dormida.
  • Una vez tengas el lugar, la hora y la posición ideales, es hora de meditar . Son muchas las técnicas de meditación que existen, variando en complejidad, estilo y duración. Sin embargo, para meditar en casa sólo basta con cerrar los ojos y concentrarte en tu respiración durante 15 minutos, intentando no pensar en nada más. La respiración es lo esencial en esta práctica, así que debes concentrarte en el proceso de inhalar y exhalar el aire por la nariz a un ritmo armonioso y natural.
  • Al principio será muy fácil que te distraigas y que otros pensamientos vengan a tu mente, así que tendrás que comenzar nuevamente cada vez que pierdas la concentración. Sin embargo, mientras más practiques más fácil será que con el tiempo logres concentrarte sólo en tu respiración durante los 15 minutos corridos, lo cual debe ser tu objetivo para lograr una verdadera meditación y relajación.

Al poco tiempo, una vez que hayas mejorado la técnica y logres meditar durante 15 minutos corridos, comenzarás a notar la diferencia en tu vida. Tu mente estará más tranquila y tu cuerpo más relajado , te sentirás más saludable y con más energía y podrás enfrentar aún mejor todas tus actividades y retos cotidianos, incluso los problemas y las enfermedades.