Autodefensas pasan al Ejército

Campesinos con armas, coordinados y vigilados por los militares mexicanos

Autodefensas en el poblado de Las Huertas, Michoacán (México), cuando custodiaban  caminos para no dejar entrar a  'los templarios'.
Autodefensas en el poblado de Las Huertas, Michoacán (México), cuando custodiaban caminos para no dejar entrar a 'los templarios'.
Foto: EFE

MÉXICO, D. F.— Las autodefensas en Michoacán comenzarán en breve a ser parte de la estructura del Ejército mexicano. Una especie de campesinos armados encabezados, coordinados y vigilados por militares: cuerpos de infantería con comandantes de compañías o escuadrones y de sección así como pelotones.

Tal es la naturaleza de los Cuerpos de Defensa Rurales de los que aceptaron ser parte los líderes de los municipios más afectados por el cártel de los Caballeros Templarios que estarán en adelante regulados por la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicana (que data de 1964), cuyo mando directo depende del presidente en turno.

Los miembros de estos guardias comunitarios podrán ser electos por las comunidades, pero al final un mando militar deberá ratificarlo. Los rurales durarán en su cargo tres años salvo por mala conducta, enfermedades y otras causas a juicio de la Sedena.

“No es el escenario ideal, pero fue el camino que encontró el Gobierno ante la gravedad de la situación en la región aunque lo mejor sería que capturaran a los delincuentes”, observó Raúl Benítez, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México y miembro de la organización civil Seguridad con Democracia.

Bruno Plácido Valerio, uno de los líderes de CRAC, las policías comunitarias en Guerrero (sur), criticó en entrevista telefónica que las autoridades no busquen “una solución integral” a nivel nacional que incluya la opinión de quienes han sido parte de estos cuerpos civiles de seguridad con experiencias locales en el control de la seguridad.

“A nosotros, los grupos que operamos basado en usos y costumbres indígenas, nos ha funcionado que cada asamblea comunitaria —integrada solo por pobladores— decida en democracia quiénes serán sus policías y quiénes deben ser sustituidos por mala conducta”, dijo.

“La seguridad es un asunto de todos, principalmente de quienes son víctimas, no algo que se impone desde arriba”.

Los Cuerpos de Defensa Rurales datan de mediados del siglo XIX, institucionalizados por el entonces presidente Benito Juárez. Porfirio Díaz los utilizó posteriormente durante su dictadura; luego, muchos de ellos se unieron a los ejércitos revolucionarios y no pudieron desarmarse hasta que Lázaro Cárdenas lo logró a cambio de tierras.

Desde entonces, el concepto deambula en un claroscuro frente al temor de que los civiles armados, en situaciones extremas, se conviertan en paramilitares.

El analista Benítez observa que en Michoacán la apuesta del Gobierno es que en las elecciones de este año muchos de los hoy líderes de las autodefensas como Juan Manuel Mireles, Hipólito Mora y Estanislao Beltrán, entre otros, se postulen como alcaldes e incorporen a sus tropas de autodefensas como policías municipales.

Con la firma de los acuerdos del pasado lunes en Michoacán, también pueden incorporarse al sistema de seguridad pública si no quieren ser Defensas Rurales, si cumplen con los requisitos y si quieren.