Gelatina cremosa y jalea de fresa

Dos postres deliciosos que llevarán alegría y dulzura a tu mesa.

En esta entrega aprenderás a hacer una deliciosa gelatina sabor a fresa, ideal para disfrutar como postre del menú de una fiesta o como postre de comida diaria. De todos modos, es muy seguro que a tus amigos y familiares les va encantar.

Ésta es una de esas recetas fáciles que se puede modificar a capricho: tan sólo cambia el sabor de la fruta y escoge la que más sea de tu agrado.

Gelatina cremosa de fresa

Ingredientes:

  • 1/2 libra de crema
  • 1/2 taza de azúcar
  • 10 onzas de yogurt de fresa
  • 2 cucharadas de grenetina (gelatina sin sabor)
  • 1/2 taza de fresas picadas finamente
  • 1/2 cucharadita de esencia de fresas
  • 1 libra de fresas fileteadas frescas para decorar

Preparación:

Gelatina cremosa de fresa.

Hidrata la grenetina, mezclándola con 5 cucharadas de agua fría. Lleva al microondas hasta que se disuelva por completo. En la batidora, mezcla el yogurt con la gelatina . Agrega las fresas picadas y la esencia; reserva. Bate la crema hasta que esté consistente. Agrega el azúcar y continúa batiendo hasta integrar. Vierte la crema sobre la preparación de fresas. Integra de manera envolvente.

Rellena un molde de budín, y llévalo al refrigerador hasta que cuaje. Desmóldalo remojando unos instantes en baño María. Decora con las fresas fileteadas y colocadas en forma ordenada. Dale brillo pintando con jalea de fresa.

Jalea de fresa

Ingredientes:

  • 1/4 de taza de gelatina sabor a fresa
  • 2 cucharaditas de esencia de fresas
  • 2 cucharadas de fécula de maíz
  • 1/4 de taza de azúcar común
  • 1 taza de agua

Preparación:

Jalea de fresa. Shutterstock

Reserva ¼ de agua de la cantidad total. Hierve ¾ de taza de agua en una cacerola; cuando esto suceda, retírala del fuego y agrega la gelatina de fresa. Remueve hasta disolver completamente y lleva nuevamente al fuego. Disuelve la fécula de maíz en el agua que reservaste y añade a la cacerola con la gelatina hirviente. Adiciona la esencia y revuelve hasta que espese. Cuando esto suceda, deja que enfríe hasta que esté tibio, y pinta las fresas para dejarlas brillantes. Refrigera por unos minutos y sirve.

Sugerencia: Esta preparación también la puedes hacer de forma individual en pequeños moldes. Decora con crema, o también puedes rellenar tartas con esta gelatina cremosa. Tan sólo hornea el crust unos minutos antes, deja enfriar y vierte el relleno.

Adorna de la misma forma explicada anteriormente. Si quieres que esta receta te salga mejor que si fuese comprada, sigue los consejos de la chef mexicana Ana Paula .