Legisladores hispanos esperaban más de Obama en discurso

Activistas y legisladores querían escuchar cambios sobre deportaciones
Legisladores hispanos esperaban más de Obama en discurso
El discurso en general tuvo una audiencia de más de 30 millones de personas
Foto: AP

Houston – La escasa mención de una reforma migratoria, junto con la completa ausencia a cambios en la política de deportaciones en el discurso del Estado de la Unión, realizado este martes, decepcionaron a legisladores hispanos quienes esperaban más del presidente Barack Obama.

“No fue suficiente. Nada más pidió la reforma. Me hubiera gustado escuchar que somos un país de inmigrantes, que estamos creciendo, que los hispanos son trabajadores esforzados”, aseguró a La Opinión la congresista demócrata de California Grace Napolitano.

“Me hubiera gustado escuchar algo sobre las deportaciones. Aunque nos ha dicho que no tiene el poder, sí puede hacer algo y poner nuevos requisitos para que no se deporte a personas que tienen familia aquí y no poseen delitos. Algo que dijera que sí se debe deportar a los criminales, pero a la gente honrada que está trabajando y contribuyendo al país, a ellos no”, agregó.

Otro legisladores, como el demócrata de Arizona Raúl Grijalva, enviaron una carta esta semana al mandatario donde insistieron en que Obama debe adoptar medidas administrativas que detengan las deportaciones.

El año pasado 29 legisladores demócratas hicieron un llamado similar en una misiva que contó con el apoyo de 543 organizaciones de fe, laborales y de derechos civiles.

“No habló de las deportaciones, habló de la importancia que tiene la reforma para la economía, pero no lo hizo en términos emocionales de qué es el sufrimiento del pueblo y por qué deberían responder”, aseguró el congresista Luis Gutiérrez en una entrevista televisiva posterior al discurso.

“Es un arma de doble filo porque el Presidente debe permitir que la mayoría republicana en la Cámara de Representantes dicte las pautas en cuanto a inmigración, porque mientras más él se mete más recalcitrante se vuelve”, explicó.

En el lado republicano, el senador por Florida Marco Rubio también quedó inconforme con las palabras del Presidente, pero desde una posición contraria. “Él o falla en darse cuenta o es indiferente al hecho de que el uso de su poder ejecutivo unilateral, que lo ha llevado a ignorar partes de Obamacare, ha hecho más difícil que se logre progreso en inmigración”, declaró.

Obama aseguró en su discurso que era hora de responder al llamado de líderes empresariales, laborales y espirituales y arreglar el sistema roto de inmigración en Estados Unidos.