Lo esencial para el duelo Broncos-Seahawks

Cierto, Peyton Manning y la ofensiva de los Broncos reescribieron los libros de récords de la NFL. Pero el desafío que afrontan ante los Seahawks es totalmente distinto.
Lo esencial para el duelo Broncos-Seahawks
Nueva York es el centro del mundo este domingo.
Foto: AP

NUEVA YORK.- Para comenzar, durante la temporada regular, Denver midió fuerzas con apenas tres defensas que figuraron entre las 15 mejores de la liga. Este es uno de los factores a tomar en cuenta para este domingo en el Super Bowl.

Esta es la sexta vez en la historia del Super Bowl que el mejor ataque de la NFL (Denver) se topa contra la defensa número uno (Seattle).

Los antecedentes no son alentadores para los Broncos, ya que la defensa salió triunfante en cuatro de las cinco ediciones anteriores. La excepción a la regla se produjo en 1990, cuando Denver sucumbió 55-10 ante los 49ers de San Francisco.

Manning, quien podría convertirse en el primer mariscal de campo que se corona campeón con dos equipos diferentes, batió los récords de yardas mediante pases (5.477) y de envíos de touchdown (55) para una temporada. Los Broncos se erigieron como el equipo con más puntos anotados (606).

Pero se dice que la defensa es el factor fundamental para ganar un campeonato, y la de Seattle —que apenas permitió 231 puntos— es implacable, ágil y cuenta con variantes de todo tipo.

“Tenemos que llegarle a Peyton Manning y sacarlo de la bolsa de protección, así de simple”, dijo el linebacker de los Seahawks Bruce Irvin.

La principal partida de ajedrez será el duelo entre Manning y la secundaria de Seattle.

Manning deberá apresurar su pases, inclusive antes que sus blancos predilectos se hayan desprendido de la pegajosa marca de una secundaria encabezada por Richard Thomas y Earl Thomas.

“Es un grupo muy agresivo”, dijo John Fox, el entrenador de los Broncos. “Es una defensa básica, pero que hace todo muy bien. Son velocísimos… Estadísticamente, están entre los primeros en cinco de las categorías más importantes. Será un reto tremendo y una oportunidad tremenda. Es el ataque número uno y la defensa número uno frente a frente”.

Manning aún no sido derribado en la postemporada. Aunque su astucia y desplazamientos rápidos le permiten anticipar lo que hará el rival, el trabajo de su línea ofensiva es encomiable.

Y Denver hizo un profundo cambio de personal en esa formación: Adquirir a Louis Vázquez para encargarse del ala derecha, Manny Ramírez pasó el centro y el tackle izquierdo Chris Clark dio la talla tras asumir la titularidad cuando el estelar Ryan Clady se lesionó en la segunda semana de la campaña.

En cambio, los Seahawks son más frágiles en este sentido, más que nada porque su mariscal de campo Russell Wilson suele quedarse con el balón más de la cuenta. Wilson ha sido derribado siete veces en los dos partidos de playoff. El riesgo para Seattle es abortar posesiones por ello y que el ataque de Denver logre sumar muchos puntos temprano.

Poco o nada se habla de los equipos especiales para un Super Bowl, pero en un partido que se antoja con un desenlace reñido es muy probable que el ganador se defina con un gol de campo.

Tanto los Broncos como los Seahawks están parejos en este renglón.

De Matt Prater, el especialista de Denver, se puede decir que tiene el mayor alcance de la liga y esta temporada fijó el récord con un gol de campo de 64 yardas. También ha demostrado temple de acero para situaciones decisivas: sólo desperdició tres de sus 50 intentos en el cuarto periodo.

Steven Hauschka, su colega de Seattle, convirtió 17 de sus 18 intentos de gol de campo desde distancias que superan las 40 yardas y no ha fallado en sus seis oportunidades en esta postemporada.

Al menos no habrá nevada, según el pronóstico meteorológico, en el primer Super Bowl que se disputa al aire libre en una ciudad de invierno crudo.

La verdad es que ambos equipos están acostumbrados al frío y el que se prevé para la noche del domingo, rozando los cero grados (38 Fahrenheit), establecería las temperaturas más bajas en la historia del partido.

Ambos equipos consiguieron fáciles victorias durante la temporada regular en sus visitas al MetLife, el estadio situado en los pantanos de Nueva Jersey tras cruzar el río que le separa de Manhattan. Seattle lo hizo el 15 de diciembre, cuando le tocó jugar con condiciones similares a las que avizoran en el Super Bowl. La visita de Denver fue en la recta final del verano, en septiembre.

“Somos de Denver y ahí nos toca jugar con toda clases de elementos, temperaturas bajas, viento y nieve. Estamos preparados para todo”, dijo Fox.