Los colores en la habitación de tu bebé

Logra que la habitación de tu bebé sea cálida y que invite al descanso y la serenidad.
Los colores en la habitación de tu bebé
Los colores de la habitación de tu bebé influirán en su comportamiento y su descanso.
Foto: Flickr

Cuando llega la hora de decorar la habitación de tu futuro bebé, muchas serán las dudas a las que te enfrentarás, y seguramente el tema del color será una de ellas. Si no tienes claro qué color elegir para decorarla, aquí te damos unas pautas para que puedas guiarte y tomar una decisión.

¿Cómo crear una buena atmósfera?

Lo primero que debes tener en cuenta antes de poner manos a la obra con la decoración y la elección de los muebles son las características principales del espacio, como la entrada de luz natural, si es que la hay, y las dimensiones de la habitación.

Para conseguir un espacio agradable, déjate guiar por tu estilo. Antes de comprar es aconsejable que pienses bien qué quieres y cómo lo piensas coordinar. Ayúdate con los pequeños detalles, como cenefas, cuadros, vinilos y cojines para unificar el color y dar tu toque personal a la habitación.

Algunas pautas sobre los colores

Los tonos más apropiados para los bebés recién nacidos son los matices claros. Cualquier color en tonos pálidos puede venir bien para la habitación de tu hijo, siempre y cuando tengas en cuenta una serie de consideraciones.

Los colores fríos, como el verde o el azul, tienen un efecto calmante y tranquilizador y ayudan a conciliar el sueño. Recuerda que los colores oscuros empequeñecen visualmente la estancia y los claros ayudan a agrandarla a la vista. Otro detalle importante a tener en cuenta es el sexo de tu bebé.

La influencia de los colores en tu bebé

Según las técnicas del Feng Shui y la cromoterapia, no todas las gamas cromáticas son apropiadas para propiciar el descanso de los más pequeños de la casa. Los colores ejercen una influencia sobre el comportamiento y el estado de ánimo del ser humano tanto positiva como negativamente.

Según los expertos de Feng Shui Mundo, los colores naturales, como el de la madera, transmiten serenidad y son aconsejables para niños muy excitables. Por su parte, el blanco purifica, estimula y unifica; y los tonos lilas, además de ser muy femeninos, intensifican la capacidad intelectual y ayudan a desarrollar la intuición.

En cambio, el color amarillo es el del optimismo y la claridad, y se le suele asociar a la precaución. Por último, el azul, propicia la paz y la tranquilidad, el verde es el color de la relajación, el naranja ayuda a deshacerse de miedos y estados depresivos, y el rojo expresa pasión y emoción.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Baby room por Gisele Pereira, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución “Sharealike” en http://www.flickr.com/photos/gikapereira/4473981296/