Los playoffs auguran emociones fuertes

Guía de Regalos

Nueva York/ap – Justin Verlander versus CC Sabathia en el Yankee Stadium. El duelo perfecto para abrir la postemporada.

Pero el inicio de las series de playoffs el viernes seguía en un plano secundario. Todo el mundo sigue hablando de la épica noche del miércoles, que algunos han tildado como uno de las jornadas más memorables en la historia de las Grandes Ligas.

Pregúntele a Derek Jeter, quien casi sin dormir se presentó al estadio de sus Yankees para una práctica el jueves.

“¿Que si fue entretenida? Llegué a casa a las 4.30 de la madrugada”, dijo Jeter aludiendo al vuelo desde la Florida. “Ahora mismo ni sé lo que estoy diciendo. Pero sí, fue bien entretenida … Cuando uno cree que lo había visto todo, pues algo ocurre. Fue un giro dramático”.

Pasó de todo, con espectaculares remontadas por parte de Tampa Bay y San Luis y desgarradores desplomes sin precedentes de Boston y Atlanta. Y todo casi que simultáneamente.

“Es lo bueno que tiene este deporte, no hay nada definido”, comentó Miguel Cabrera, el toletero de los Tigres de Detroit.

Octubre es el mes mágico del béisbol, pero quizás este año va a tener muy difícil superar la catarata de emociones de septiembre.

Sin respiro, la postemporada arranca hoy y la pulseada que mejor promete es la de los Yankees contra Detroit.

Flamante ganador de la Triple Corona de pitcheo en la Liga Americana, al liderar en victorias, efectividad y ponches, Verlander enfrenta a Sabathia, el as de los Yankees.

El primer encuentro de los playoffs se jugará una horas antes en Texas, donde los Rangers se miden a los Rays de Tampa Bay, el equipo que no bajó los brazos al borrar el déficit de nueve juegos con el que amaneció detrás de Boston el 3 de septiembre por el comodín. Jeff Niemann abrirá por los Rays contra C.J. Wilson.

La actividad en la Nacional se pondrá en marcha al día siguiente. Roy Halladay estará en el montículo por los Filis de Filadelfia, el conjunto con el mejor récord de las mayores, frente a los Cardenales, que le sacaron el wild card del bolsillo a Atlanta. Además, el mexicano Yovani Gallardo y Milwaukee recibirán a Arizona con su estelar Ian Kennedy.

Una noche para olvidar

– Cuatro minutos. Esa fue la diferencia de tiempo entre el hit de Robert Andino que hundió a Boston y el jonrón de Evan Longoria que catapultó a Tampa Bay a la postemporada.

“Este ha sido uno de los días más fabulosos en la historia del béisbol”, dijo Mark Teixeira.

No exagera para nada. El desenlace de la campaña regular fue épico por su dramatismo, con protagonistas inesperados y un par de colapsos monumentales.

Viniendo de atrás, luego de comenzar el mes de septiembre casi desahuciados, los Rays de Tampa Bay y los Cardenales de San Luis se quedaron el miércoles con las dos plazas de wild card.

La del miércoles fue una noche inolvidable.

-Los Rays perdían 7-0 en el octavo inning ante Nueva York, pero le dieron la vuelta y ganaron 8-7 con un jonrón de Longoria en la duodécima. Longoria también sacudió un jonrón de tres anotaciones en el octavo para coronar un racimo de sies. Hubo más, con dos outs y dos strikes en su contra, el emergente Dan Johnson igualó 7-7 en el noveno con un jonrón solitario. ¿Saben para cuánto bateaba Johnson? .108 de promedio.

-Poco antes, con su cerrador Jonathan Papelbon en el montículo, Boston dilapidó una ventaja de una carrera en el noveno en Baltimore. Andino sentenció la remontanda con un sencillo al jardín izquierdo. Fue todo para los Medias Rojas, que gozaban de una cómoda ventaja de nueve juegos por el comodín de la Americana. “Casi ni puedo respirar”, dijo Longoria. “Me parece irreal todo”. Lo ocurrido con los derrumbes de Boston y Atlanta no tiene precedentes en la historia de las mayores. Nadie había dejado escapar ventajas de ocho juegos o más en septiembre sin lograr clasificarse a los playoffs.

Y en 2011 se dio dos veces.

“Pasamos a la historia como uno de los peores colapsos de la historia y no se siente bien hacerlo”, comentó Carl Crawford, el jardinero izquierdo de Boston que no pudo engarzar la línea de hit de Andino. “Teníamos grandes expectativas y quedarnos corto de esta manera nos deja muy decepcionados”.