Placer en cámara lenta: sexo tántrico

Compartir con tu pareja sus energías y una experiencia espiritual al hacer el amor, es el objetivo de la sabiduría del Tantra.
Placer en cámara lenta: sexo tántrico
Foto: She is my drug por Bryan Brenneman, disponible bajo Licencia de Atribución en Flickr

Lo primero que debes saber, si estás dispuesta a experimentar nuevas sensaciones con el sexo tántric o, es que debes olvidar todo aquello que ya sabes sobre el sexo convencional. Encuentros largos, relajados, sin prisas, donde el orgasmo no es más importante que la conexión espiritual y el despertar del ser sexual es parte de la filosofía de esta forma de placer con más de 4 mil años de antigüedad.

El sexo tántrico consiste en aplicar la sabiduría del Tantra a la hora de hacer el amor, para lograr el éxtasis, no el tradicional basado en lo genital. Su filosofía va más allá: revivir la experiencia primigenia del nacimiento para producir nuevas y más intensas sensaciones . Masajes, caricias e, incluso, algunas posturas de yoga son parte del acto sexual.

El concepto de satisfacción occidental relaciona al sexo con el orgasmo, mientras que para el erotismo tántrico la eyaculación es una pérdida de energía. La mujer, en tanto, no es un recipiente sexual, sino ;una diosa para intercambiar energía femenina y masculina.

Quienes practican el sexo tántrico aseguran que tiene una ventaja con respecto a los encuentros basados en el goce carnal: mientras en el segundo a pasión se agota a medida que va transcurriendo el tiempo, en el otro, las sensaciones se intensifican a medida que llegas a conectarte y conocer a tu pareja .

Es por eso que los primeros cuatro encuentros tántricos están destinados a la exploración de las sensaciones sin llegar a la penetración. Siempre con calma e, inicialmente, sin involucrar a los genitales en el juego Para explorar el lado más espiritual, y a la vez más intenso de tu sexualidad con las técnicas del Tantra, según el doctor Ezequiel López Peralta , lo primero es estar dispuesta a vivir una experiencia en la cual el placer consiste en el disfrute de los sentidos . Aquí algunas pautas para hacerlo.

No se trata de pensar cuántas veces al día puedes tener sexo; mejor es acumular energía para luego llegar a los límites del placer. Un atmósfera adecuada, música, olores y texturas ayudarán a la estimulación sensorial.

Respiración

Es quizá el elemento más importante durante cada sesión. Aprende con tu pareja a armonizar las respiraciones y a identificar en cada una la energía. También es una técnica para retrasar la eyaculación.

Sentir

Caricias, besos y miradas son utilizados para llegar a la compenetración espiritual y física, el principal pilar de la relación sexual. No debe haber límites para explorar y recorrer el cuerpo del otro en búsqueda de mejores formas de sentir.