Pros y contras de un acuerdo pre-matrimonial

Cuando te casas, sueñas que todo irá viento en popa, pero lo más conveniente es que asegures tu futuro económico.

Un contrato pre-matrimonial es una especie de seguro económico que tenemos cuando las personas nos queremos casar. Debes pensar que si alguien te va a pedir casarte es por amor, pero siempre hay situaciones que pueden hacer ir mal la relación, y sin un buen contrato pre-matrimonial podemos perder todo lo que hemos ganado en nuestra vida.

Tipos de contrato y qué se incluye en ellos

Los contratos pueden hacerse antes de casarse. Shutterstock

Cuando pienses firmar un contrato pre-matrimonial, debes buscar siempre como como objetivo evitar las discusiones por dinero . Los contratos pre-matrimoniales te permitirán establecer una relación de los bienes, ingresos y deudas que tienes, y establecer un acuerdo de cómo se verán afectados si tu matrimonio fracasa . Los contratos pueden hacerse antes de casarse o antes de establecerse como pareja de hecho; pero todos ellos tienen la finalidad de establecer cómo se actuará si el matrimonio o la relación se acaban por causas que no son naturales.

En estos contratos se hace una lista de todos los bienes que tienes, del dinero y de las deudas, y se establece que en caso de divorcio, te vas a seguir quedando con todo lo que es tuyo, sin que el cónyuge pueda aprovecharse de nada. Piensa que hay muchos matrimonios considerados matrimonio feliz que después de un año se separan, pues uno de los cónyuges quiere quedarse con el dinero del otro. De hecho, hay muchos matrimonios que son motivados por dinero y el contrato pre-matrimonial te ayudará a evitarlos.

Lo que no se puede incluir en un contrato de este tipo es todo lo relacionado con los hijos, pues éstos serían del matrimonio en cuestión y ambos cónyuges deben tener derecho a disfrutar de los hijos. Piensa en ello cuando alguien te vaya a proponer matrimonio

¿Cuándo hacer un contrato pre-matrimonial?

Se trata de un seguro para tus bienes.

Según las consejeras Candance Bahr y Ginita Wall , es importante que hagamos este tipo de contratos si no estamos del todo seguros de las intenciones de la persona con la que nos vamos a casar. Debemos entender este contrato como un seguro para nuestros bienes , y si la otra persona se niega a ello, es que posiblemente haya algo que no nos haya contado.

Por otro lado, debes también hacer este contrato para no quedarte con las deudas de la otra persona en caso de separación, lo que podría acabar con todo tu dinero. En cualquier caso, es necesario que consultes con un especialista la necesidad de establecer este contrato según tus necesidades y tu situación personal.