Suegras malas: todo lo que necesitas saber

Si tienes algún conflicto con la madre de tu pareja, lo ideal no es el enfrentamiento, sino tratar de abrir la comunicación.

Tu suegra se entromete en la crianza de tus hijos? ¿Se molesta si tu marido y tú refaccionan la casa sin consultarla primero? ¿Te lleva de regalo productos de limpieza para el baño? (¿pretende insinuar que no te ocupas como es debido de la higiene de tu hogar?) ¿Critica tu forma de cocinar? Si esto te resulta familiar, no eres la única. La relación entre suegra y nuera se caracteriza por ser tensa. ¿Debes resignarte a que sea así?

Los conflictos con tu suegra no son inocuos. Pueden repercutir negativamente dentro de tu pareja. Tu marido te ama, pero también ama a su madre, y se siente atrapado en el conflicto entre ambas. Por lo general, los hombres no quieren tomar partido, porque si lo hicieran quedarían mal con las dos. A su vez, si tienes hijos, sería conveniente que ellos no te escuchen hablar mal de su abuela, sino que, al contrario, consigas mantener siempre un trato respetuoso.

¿Son en realidad tan malas?

¿Son en realidad tan malas? Shutterstock

Las suegras no son verdaderamente malas (con algunas excepciones, claro). Lo que ocurre es que ven en la nuera a la mujer con la cual compiten por el amor de su hijo . A su vez, las nueras no son las únicas incómodas con el vínculo. Son muchas las suegras que sienten que la mujer del hijo es demasiado sensible, y que lo que le digan será malinterpretado, sobre todo por el peso que tiene el mito de la suegra mala.

Tu suegra es, ante todo, una madre que ama a su retoño. Y este vínculo entre madres e hijos no siempre es fluido. De hecho, cuando de por sí la relación entre tu marido y ella es difícil, le resulta más sencillo culpar de todos esos problemas a la nueva mujer de su hijo. En cambio, si tu pareja mantiene un vínculo saludable con su madre , seguramente todo sea fácil para ti también.

Cómo evitar los conflictos

Cómo evitar los conflictos.

Es posible mejorar la relación con tu suegra si mantienes con ella una comunicación fluida . Debes ser muy clara cuando le digas las cosas, y no esperar a que se te acumule el enojo, porque entonces estallarás y no te será fácil hacer que te comprenda.

De acuerdo con Paola Ortiz , es recomendable hablar de lo que a ti te pasa (”yo creo”, ”yo siento”), y evitar las acusaciones del estilo ”usted hizo esto y lo otro”.

Lidiar con una suegra complicada