Surge otra demanda en caso de abusos en escuela Miramonte

Una demanda de quien fue encargado por LAUSD en el litigio por abuso de menores en la escuela Miramonte contra el Distrito Escolar de LA denuncia la forma en que se manejó este caso

Guía de Regalos

Surge otra demanda en caso de abusos en escuela Miramonte
Foto: Archivo/Ciro Cesar / La Opinión

El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) recibió una nueva demanda relacionada con el caso de la primaria Miramonte. Esta vez no es de ninguna presunta víctima de abuso del maestro Mark Berndt, sino de un ex empleado del mismo Distrito.

Gregg Breed, quien trabajó por un año como jefe de manejo de riesgo para el LAUSD, alega que el seguimiento del litigio Miramonte por el Distrito ha sido “enormemente incompetente, corrupto y de mal manejo de fondos públicos”. Agrega que su demanda fue sometida en la corte el pasado 23 de enero.

Esta destaca que el acuerdo con los abogados representantes de más de 60 víctimas y el LAUSD, no fue el mas apropiado al pagar casi la misma cantidad a cada uno de ellos. Califica a dicho grupo de abogados como “inexpertos en manejo de casos de abuso infantil y en negociación” y que estos estuvieron al frente del proceso por “nepotismo”, al ser amigos de personal en la oficina de Consejería Legal del distrito.

En noviembre pasado, el exmaestro Mark Berndt de la escuela primaria Miramonte, recibió una sentencia de 25 años en prisión, luego de aceptar 23 cargos criminales en su contra por cometer actos lascivos contra 22 niñas y 1 niño.

La investigación sobre Berndt comenzó en 2010 cuando un empleado de una tienda de revelado de fotos CVS contactó al Sheriff del Condado de Los Ángeles para entregarles fotos de Berndt con sus alumnos, en las que estos llevaban los ojos vendados, con cucarachas en la cara. También se supo que los hacía comer galletas con una sustancia blanca (su semen). La evidencia condujo a su arresto en enero de 2012.

Breed -que fue contratado en el 2012 luego que estalló el escándalo por el arresto de Berndt y otro maestro de la escuela-, afirma que él recomendó un “enfoque individualizado” en los acuerdos, pero los abogados de LAUSD optaron por una sola tarifa para todos.

El ex empleado de LAUSD alega que entonces fue excluido del proceso, sufrió represalias y finalmente fue despedido al no colaborar con LAUSD con su decisión “fiscalmente irresponsable”.

El portavoz del distrito en el caso Miramonte, Sean Rossall, declaró que esta demanda era simplemente una estrategia de “un ex empleado resentido de hacer dinero a costas de las familias impactadas por el caso Miramonte”.

Rossall asegura que no fue un despido injustificado como reclama el demandante, sino que su contrato no se extendió más allá de un año porque “su desempeño fue pobre”.

El abogado Brian Claypool, quien representa a 14 presuntas víctimas de abuso sexual en Miramonte, y a su padres, quienes no fueron parte del acuerdo con el LAUSD, opinó que los alegatos de la demanda del exempleado son ciertos y confirman lo que él ha sostenido desde que inició el proceso.

“Ha sido siempre a su manera con el LAUSD. Nunca han tenido de corazón las mejores intenciones con los niños”, expresó y compartió que este “imploró” al Distrito que analizara cada caso individualmente durante la negociación previa. “Algunos de nuestros clientes fueron abusados repetidamente en más de 40 ocasiones”, destacó.

El abogado Luis Carrillo, quien representa a 23 víctimas de abuso en Miramonte aún en el litigio, compartió facturas, obtenidas por su oficina a través de la ley de expedientes públicos, en las que se demuestra, según él, que existieron pagos excesivos del Distrito a sus abogados.

“En el pasado los abogados que han trabajado para el LAUSD eran pagados con un máximo de $200 por hora, ahora se le esta pagando a la firma de abogados Sedgwick entre $375 y $460 por hora”, explicó.

“Esta nueva demanda demuestra la hipocresía del LAUSD que nunca ha actuado en el mejor interés de los niños. Prefiere pagar miles de dólares a los abogados para seguir peleando en contra de los niños que aún esperan su justa compensación”.

“Definitivamente están haciendo mal uso de nosotros los contribuyentes”, asentó Carrillo.

El demandante, Breed, pide una compensación de $10 millones en su demanda.

“Nosotros manejaremos esta acción legal en el mejor interés de los involucrados y de los contribuyentes”, aseguró Rossall.