Test: ¿Eres mamá chantajista o mamá en equilibrio?

Contesta las preguntas y descubre si lo tuyo es el drama con tus hijos o has logrado el punto medio.

Nadie ha dicho que ser madre sea una tarea sencilla , por el contrario, es una labor digna de una mujer con corazón de reina.

Sin embargo, en algunas ocasiones estas valientes mujeres pierden el estilo ante sus vástagos y en vez de ser dueñas y señoras de la razón, se convierten en casi protagonistas de alguna cinta melodramática de la década de los 80 –con todo y fleco alzado-, que hacen ver su autoridad tan frágil como una hoja de papel. Y tú, ¿cómo andas en este terreno?

Más test gratis

1. Uno de tus críos hizo de las suyas, logró que tu teléfono celular rompiera el récord familiar de llamadas hechas, así que el recibo llegó como lumbre, ¿qué le dices? :a) ¡Eres el colmo! Estás castigado hasta que se me pase el coraje.b) ¿Qué, ya no he llorado suficiente por tu irresponsabilidad?c) ¿Ya viste el número de llamadas hechas? Cuéntame qué pasó.

2. Te das cuenta que tu retoño está emperifollado, por lo que al cuestionarle la razón él te dice que ‘tiene fiesta’. Tú, asombrada y casi sin habla porque no te pidió permiso, le preguntas:a) ¿Crees que estoy pintada o qué? Cada vez estás peor: ¡Ya no me respetas !b) ¿Qué, te mandas solo? Todos mis sacrificios para nada.c) ¿A qué hora me pediste permiso? Ni te sigas arreglando, tenemos una charla pendiente.

3. La discusión con tu chiquillo hizo que no sólo los ánimos se caldearan, también que parecieras olla exprés cuando viste que él hacía ciertos gestos con torsión de ojos incluida, ¿con cuál frase detienes la situación?a) Vuélveme a voltear los ojos y ¡te los enderezo!b) Soy tu madre, me tienes que respetar.c) Es mejor que hablemos más tarde.

4. Invitan a tu querubín a una excursión a una zona que tiene fama de ser poco segura, por lo que ante su insistencia por ir –por no decir necedad-, ¿con cuál expresión decides dejarle claro que no irá?:a) Sencillamente ¡no vas! y punto, ¿hablo chino o en qué idioma ?b) Ahorita te caigo mal, pero un día vas a tener hijos y me vas a entender.c) A mí no me importan los demás, me importas tú y el sitio no es seguro.

5. El señorito, al puro estilo de David Copperfield, desaparece prácticamente todos los fines de semana, por lo que al tercero de forma consecutiva le dices sin miramientos que:a) Me vas a matar de un coraje, ya no sé qué tengo que hacer para que te quedes en casa.b) ¿Qué, ya no nos quieres? ¿Por qué no te importamos? c) Te pido que nos organicemos para que por lo menos un día la pasemos en familia, todos te extrañamos.

Mayoría de A

Eres cual capitán de batallón juvenil. Shutterstock

Hijita chula, nadie duda que andas en la vida con aire de autoridad y firmeza cual capitán de batallón juvenil. Sin embargo, es posible que tu técnica de aplacamiento colectivo no funcione como esperas. Te recomiendo evitar actitudes dramáticas, así como decir algunas frases que sólo te hacen ver como una persona con la que no se puede hablar ni argumentar. De este modo podrás recobrar tu perdido talante.

Para reflexionar : “Una gota de miel atrae más que un barril de vinagre”, Martín Descalzo.

Lo tuyo son las lágrimas y el reproche Shutterstock

La mítica Sara García en la cinta “10 de mayo, Día de las Madres “, hubiera estado orgullosa de tu papel como progenitora entregada a las lágrimas y al reproche . No obstante vale la pena que cambies urgentemente esa actitud y optes por ser una persona más dispuesta al diálogo, expresar las ideas claramente y sin un solo sermón, chantaje o listado de los esfuerzos que has hecho en tu labor como madre. ¡Recupera la prudencia!

Para reflexionar : “Si tienes que llorar, hazlo por algo que valga la pena”, anónimo.

Mayoría de C

Has logrado equilibrio entre firmeza y flexibilidad. Shutterstock

Eres la sensación del momento, has logrado el difícil equilibrio entre firmeza y flexibilidad respecto a las diferencias con tu chiquillo. Tu palabra clave es comunicación . Si bien es cierto que la educación de la crianza es una tarea titánica, lo afrontas con bastante estilo y sin una sola escena fuera de lugar. Mi recomendación es que sigas con esa asertividad que te caracteriza y no permitas que el enojo jamás te mueva un solo cabello.

Para reflexionar : “Oigo y olvido. Veo y recuerdo. Hago y entiendo”, proverbio chino.

Colaboración de Fundación Teletón México”El autoconocimiento no alimenta la soberbia”Bojorge@teleton.org.mx