CHP exonera a sus agentes

Investigación confirma fallo de inocencia en caso de joven golpeada
CHP exonera a sus agentes
El 6 de febrero inicia un juicio de apelación por el cual Aloni Bonilla busca castigo para un agente del CHP.
Foto: La Opinión - Ciro Cesar

Una investigación interna de la Patrulla de Carreteras de California (CHP) concluyó que dos agentes de la estación en Baldwin Park no agredieron en un hospital a la joven Aloni Bonilla, como ella alega.

“Los agentes fueron exonerados de los alegatos de uso excesivo de fuerza”, dijo Juan Galván, vocero de la corporación, agregando que el caso ya está cerrado.

Pero en los tribunales el caso sigue: el 6 de febrero inicia el juicio de apelación en la Corte Superior de Los Ángeles, por el cual Bonilla busca castigo para un agente, quien supuestamente la azotó contra la pared de un hospital de West Covina el 21 de marzo de 2012, y su compañero.

Bonilla, de 25 años, también intenta eliminar los cargos por resistirse al arresto, manejar ebria (DUI) y vandalismo. Ella, quien insiste que tales acusaciones son falsas, está bajo libertad condicional.

La joven insiste en que fue víctima de brutalidad policiaca. Según ella, cuando esperaba una prueba para medir el nivel de alcohol en su sangre, luego de ser detenida por conducir en una zona en construcción de la autopista 10, a la altura de Baldwin Park, el agente Ramírez enfureció y la golpeó.

“Yo tenía ambas muñecas esposadas y con su mano impactó mi cabeza contra la pared”, contó Bonilla a La Opinión hace unos días.

“Tenía esa mirada en sus ojos, no la he olvidado, se veía como alguien que quería hacerme daño”, agregó la graduada de la Universidad Estatal de California en Los Ángeles.

En un video del hospital subido a la página de internet YouTube se observa que ambos participan en una conversación que subió de tono. En un momento, él se aproxima a la muchacha y le habla de cerca.

No está claro por qué la grabación está oscura al principio, deja a la deriva unos segundos y reinicia en el instante en que Ramírez sujeta a Bonilla y la empuja contra la pared. La joven alega que él la levantó de la silla y la agredió, pero el uniformado testificó en la corte que ella intentó darle un cabezazo.

La intensión de la defensa de Bonilla es que esta filmación se presente en el nuevo juicio, algo que no logró en el pasado proceso judicial, considerando que sería una prueba clave en el veredicto.

“Incluso si hubiese tomado ese agente no tenía derecho de ponerme las manos encima”, dice la joven. “A veces lloro al recordar lo que sentí”.