Angelinos dan la bienvenida al Año del Caballo

Latinos asisten y participan del desfile del Año Nuevo chino en Chinatown en Los Ángeles

Angelinos dan la bienvenida al Año del Caballo
Cientos asistieron a la celebración anual que reunió a la comunidad estadounidense de origen chino, los turistas y otros residentes de Los Ángeles para celebrar el Año Nuevo Lunar, el Año del Caballo, en el centro de Los Ángeles.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Soledad Torres cree que los niños latinos deben crecer conociendo otras tradiciones y culturas, además de la suya propia. Por eso no dudó en llevarlas al Desfile del Año Nuevo chino que se celebró ayer en Chinatown, en Los Ángeles.

“Quise enseñarles esa cultura a mis niñas. Es muy importante que ellas vean otras culturas”, dijo Torres mientras veía el comienzo del desfile en la intersección de las Calles Hill y Ord, en el barrio chino. “Me gusta todo el colorido que muestran y la organización con que lo presentan”, añadió. Sus dos pequeñas niñas veían extasiadas el desfile y una de ellas trataba de tomar fotos con el celular de su madre.

La comunidad china de Los Ángeles recibió ayer el Año Nuevo 4712, con el tradicional desfile por las principales calles de su vecindario. Este año, la versión 115 del desfile conmemora el Año del Caballo, que hace parte del calendario lunar de un ciclo de doce años, en el cual cada uno de ellos recibe el nombre de un animal.

“Esta es una de las grandes tradiciones de Los Ángeles”, dijo el alcalde Eric Garcetti a La Opinión, poco antes del inicio del desfile en el que fue Gran Mariscal.

Miles de personas se ubicaron a ambos lados de las calles Hill y Broadway para ver el paso de asambleístas y congresistas de origen asiático y bandas escolares de diversas partes de Los Ángeles, entre otros.

Grupos de danzas de otras culturas, como el Ballet Folklórico María Félix, le dieron un toque diferente al evento.

“¡Qué bonito es ver a nuestro México en el desfile! “, afirmó María Borjas, quien llegó junto con su esposo al inicio. “En los treinta años en Los Ángeles nunca habíamos venido”, dijo.

El recorrido transcurrió por toda la calle Hill, para luego cruzar en la calle Bernard y posteriormente en la Broadway, hasta terminar en la intersección de esa avenida con la Cesar Chávez.

Flor Sastre, de Pico Rivera, decidió regresar este año para llevar a sus sobrinos. “Los traje para que vieran la diferencia de culturas”, dijo Sastre, mientras veía como sus sobrinos disfrutaban del espectáculo.