Vecindario del sur de LA venera cada año al “Cristo del árbol”

Desde 1998, el primer domingo de febrero, los residentes de la Calle 22 en el Sur de Los Ángeles se reúnen para agradecer por los milagros a la imagen del Cristo en el árbol

Vecindario del sur de LA venera cada año al “Cristo del árbol”
Cada año celebran la paz que trajo el Cristo del Árbol al vecindario de la Calle 22 del Sur de Los Ángeles.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Como cada año, desde 1998, un centenar de vecinos y creyentes se reunieron ayer sobre la calle 22 frente a una imagen de Jesús, tallada en un árbol, para rendirle homenaje y agradecerle por milagros.

La celebración que tiene lugar el primer domingo de febrero se ha convertido en mucho más que un evento religioso y reune a los vecinos de la zona dándoles un renovado sentido de unión y comunidad.

María Teresa Guerra López vive en Fontana, pero desde hace tres años llega al Sur de Los Ángeles, a agradecerle a la imagen por la salud de su hija y de su hermana.

“A mí me gusta mucho el festival porque vienen muchos grupos danzantes, uno puede bailar y reunirse con todos los vecinos. Es uno de los últimos ‘block party‘ que existen en la zona”, comentó Gerardo Bardo, residente del área desde hace 37 años.

Hace 16 años, los vecinos Miguel Vásquez junto a los hermanos Juan, Abel e Hilario Flores Avalos y Francisco y Esteban Álvarez Avalos comenzaron a tallar un árbol de la vereda que había sido cortado recientemente.

Luego de que todos los vecinos que pasaban comentaran que el árbol parecía una imagen de Jesús en la cruz, Vásquez y Abel Flores decidieron llevar las fotografías del árbol tallado a la Iglesia Saint Agnes para mostrarle al Padre Guillermo Delaney.

El religioso se comunicó con la Arquidiócesis de Los Ángeles y obtuvo la aprobación para bendecir la imagen a la que llamaron “El Cristo del árbol de la calle 22”.

La celebración de este año comenzó con una misa en la Iglesia Saint Agnes con música y danzantes aztecas que luego se trasladaron en procesión hasta la esquina de la calle 22 y Willmot donde se encuentra la imagen del árbol. Vecinos y comerciantes del lugar, hicieron donaciones durante todo el año para patrocinar el evento que ofreció pozole y comida gratis a los presentes y contó con nueve grupos danzantes, entre ellos Danza Ascención, Matachines y el grupo guatemalteco Señor de Esquipulas, que se turnaban cada media hora para bailar frente a la imagen.

“Esta imagen es muy importante, porque es la presencia de Jesús en el barrio. También demuestra que hay gente con mucho talento, que aunque nunca hayan tenido una instrucción formal, han hecho una hermosa obra de arte. Desde que está la imagen, ha habido mucho menos violencia en esta zona”, indicó el Padre Delaney.

“Aquí antes era una matazón, ni se podía salir a la calle. Pero ahora está muy tranquilo, es por la presencia del Cristo del árbol”, coincidió María Leon, residente del áreadesde hace 36 años.

“Creyentes o no creyentes, todos son bienvenidos”, dijo Francisco Flores. “El día que empezamos a podar el árbol se acercó un policía a preguntarnos qué estábamos haciendo, porque el árbol está en la vereda y pertenece la ciudad. Cuando le contamos, nos dijo, “Prosigan’. Al día siguiente, el policía llegó con su mamá, para que ella viera la imagen de Jesús”.

“Este evento es algo muy bonito y emotivo y por eso, año tras año, seguiremos haciéndolo”, aseguró uno de los escultores y organizadores, Juan Flores.