Breves Deportivas

Breves Deportivas
Lance Stephenson (1) de Pacers en 'maroma'.
Foto: EFE

David West logró anoche un “doble-doble” de 22 puntos y 10 rebotes en la victoria de los Pacers de Indiana por marcador de 85-89 sobre los Halcones de Atlanta.

Los Pacers (38-10) sumaron tres triunfos consecutivos y se mantienen líderes en la División Central, con 14 juegos y medio de ventaja sobre los sublíderes Toros de Chicago.

Paul George aportó 18 tantos y Lance Stephenson, 10, para el equipo de Indiana, que ha ganado siete de los últimos 10.

El vicepresidente ejecutivo de los Broncos, John Elway, manifestó ayer que está orgulloso del equipo, y que la idea de ser campeón no ha cambiado.

Elway dijo que trabajarán más duro en 2014 para ser campeones y que se concentran en solucionar lo que pasó en el Súper Tazón.

Antes, el coach del equipo, John Fox, respondió las preguntas de los reporteros y parecía que se había terminado la conferencia, pero Elway, ex quarterback de Denver y dos veces campeón de la NFL, tomó la palabra para dejar clara su postura en un mensaje final.

“Voy a decir una cosa, entiendo la esencia de estas preguntas. ¿Cómo rayos vamos a superar esto?. Insistir en nuestraa meta final”.

Después de casi un año de ausencia, la pentatleta chihuahuense Tamara Vega confirmó ayer su asistencia a la Copa del Mundo de la especialidad, que se disputará del 26 de febrero al 2 de marzo próximos en Acapulco, Guerrero.

Vega, quien fuera parte del equipo nacional juvenil que se colgó una presea en el Campeonato Mundial Turquía 2011, recordó que la última ocasión en la que tomó parte en una fecha de la Copa Mundial fue en marzo del 2013.

“Me siento en buenas condiciones como en aquella copa”, aseguró ayer Tamara Vega.

El puertorriqueño Janiel Rivera llegó ayer a tierras aztecas para enfrentar a Adrián “Confesor” Hernández por el título minimosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), en Huixquilucan, Estado de México.

Rivera, también conocido como “Pototto”, arribó acompañado de su entrenador, quien, al igual que su apoderado, Miguel Cotto, confía en que su pupilo se llevará el triunfo a Puerto Rico, acabando con la sequía de resultados por la que atraviesa una de las más grandes potencias del boxeo mundial.