Pacquiao y Bradley, una revancha para despejar dudas

Manny y Bradley tienen mucho más que el llamado ajuste de cuentas

Pacquiao y Bradley, una revancha para despejar  dudas
Manny Pacquiao y Timothy Bradley atienden a los reporteros urante el anunci de su pelea del 12 de abril.
Foto: Chris Farina - Top Rank

Actitudes mesuradas y voces de respeto mutuo fue lo predominante ayer en Beverly Hills durante la presentación de la pelea de revancha entre el ocho veces campeón mundial, Manny Pacquiao, y el actual monarca de los welters, versión OMB, Timothy Bradley.

Con el antecedente de una decisión polémica hace casi dos años cuando los jueces vieron ganar a Bradley una pelea que para la mayoría ganó el filipino, Top Rank encontró buenas razones para realizar un combate que, de acuerdo al presente de los dos guerreros, bien podría resultar de época.

“Tim Bradley es un gran campeón y estoy seguro que les vamos a dar un gran espectáculo. Le gané fácilmente la primera vez aunque los jueces le dieron a él la victoria”, dijo Pacquiao, quien luce una condición física muy diferente a otras peleas.

Tras dejar atrás un terrible nocaut a manos de Juan Manuel Márquez, el filipino contempló el retiro, pero regresó en noviembre y derrotó a Brandon Ríos para borrar cualquier duda sobre su estado y abrirle la puerta a Bradley para la revancha.

“Respeto mucho a [Manny] Pacquiao. Sabemos todo lo que ha hecho en el boxeo, pero ya le gané una vez y no me dieron el crédito, por eso le tengo que ganar otra vez, para que no queden dudas”, dijo el nativo de Palm Springs, conocido como la “Tormenta del Desierto”.

La pelea, en lo previo, vuelve a ser el choque de dos estilos antagónicos.

Un peleador que va al ataque, todo el tiempo, como Pacquiao, quien siempre busca el intercambio en corto para sacar ventajas con su velocidad, frente a un boxeador de defensa exquisita y rapidez de manos pasmosa, que conecta, marca puntos y sale rápido de la refriega.

“[Tim] Bradley ahora es un peleador distinto al que enfrenté aquella vez”, expresó Pacquiao. “Su combates ante Ruslan [Provodnikov] y [Juan Manuel] Márquez lo han encumbrado y por eso le doy todo mi respeto. Por eso quisimos pelear otra vez con él”.

Invicto con (31-0 y 12 KO’s), Bradley fue golpeado por la crítica después de su victoria ante “Pacman”, y eso lo motivó para cumplir una pelea de alto riesgo ante Ruslan Provodnikov a quien venció la que fue nominada a “Pelea del Año” y en el cierre de 2013, venció sin discusión a Márquez, para catapultarse como uno de los mejores libra por libra.

“Para mí esta pelea es una redención. Siento en mi corazón que yo gané aquella vez y me dolió que no creyeran, ahora, con más experiencia me prepararé para ganarle”, indicó Bradley, que es entrenado por el mexicoamericano Joel Díaz y quien asegura que Pacquiao ya no tiene el hambre de victoria de antes.

“Fue lo primero que le vi ante Ríos. Ya no tiene el instinto asesino de antes”, dijo.

Pacquiao (55-5-2 -y 38 KO’s), quien vuelve a tener a Freddie Roach en su esquina, retomó su lenguaje religioso para agradecerle a Dios por la oportunidad de rehacer su imagen delante de sus seguidores.

“La última vez que estuve en Las Vegas, las cosas no salieron bien, pero Dios me da la oportunidad de revancha, no con Bradley, sino conmigo mismo” , señaló

“Seré muy agresivo y no seré tan ‘nice’… tal vez no lo tomé con demasida seriedad, pero voy a terminar lo que empecé y recuperar mi cinturón”, concluyó “Pacman”.

Pacquiao y Bradley marcaron el punto de partida para su pelea del 12 de abril en Las Vegas en cartelera de Top Rank y que traerá la cadena HBO en el sistema de Pago por Evento.