Boletos entre el repaso y el infarto

Botafogo golea y Paranaense sufre hasta el final

Boletos entre el repaso y el infarto
Wallyson (arriba), fue la figura de la noche al anotar tres goles en la victoria del Botafogo sobre el Deportivo Quito.
Foto: EFE

RÍO DE JANEIRO (EFE).— El Botafogo se clasificó ayer al grupo 2 de la Copa Libertadores al derrotar por 4-0 al Deportivo Quito, catapultado por Wallyson, que anotó tres goles.

El delantero anotó el primero en un tiro a bocajarro y los otros dos en sendos duelos mano a mano contra el Rolando Ramírez, que nada podía hacer. Con esta victoria, el Botafogo dio la vuelta al 1-0 de la ida, cosechado por los ecuatorianos en Quito, y se clasificó al grupo 2 de la Libertadores, donde esperan el San Lorenzo argentino, el Unión Española y el José Terán ecuatoriano.

Edilson encontró una brecha con un pase bombeado a Jorge Wagner, quien habilitó con un toque de cabeza a Wallyson para que éste fusilase a Rolando Ramírez, con lo que igualó la eliminatoria.

Para desatascar al Botafogo, Lodeiro dio un gran pase a Wallyson, que con una arrancada, un recorte y cabeza fría, se plantó ante la portería y anotó el segundo de la noche.

Ya con el partido roto, Wallyson, iluminado y empujado por los hinchas de su nuevo equipo, que acudieron en buen número al Maracaná, logró el tercero de la noche en un nuevo mano a mano, a poco más de diez minutos del final para sentenciar la eliminatoria. En el último minuto Henrique remató la goleada, con el cuarto de la noche, después de que Ramírez tapase un remate con el brazo.

El Atlético Paranaense brasileño consiguió el pase a la fase de grupos de la Libertadores, después de forzar el 2-1 en el tiempo de descuento y llevarse una tanda de penaltis de infarto por 5-4 ante el Sporting Cristal peruano.

El partido acabó 2-1, tras un polémico penalti señalado a favor del Paranaense en el último minuto del tiempo de descuento, que Éderson materializó en gol. El equipo de Curitiba, que dominó el partido, jugará en el grupo 1 junto al Vélez Sarsfield argentino, el Universitario peruano y el The Strongest boliviano.

Justo después de sendas oportunidades, Zezinho y Adán Balbín se enzarzaron en una pelea originada por un balón dividido y acabó con ambos jugadores expulsados.

La tónica del partido fue la misma durante los inicios del segundo tiempo. Hasta que en el minuto 16 llegó la recompensa, de la mano de Manoel, que consiguió el gol que daba la clasificación a su equipo.

Pero la alegría le duró poco al combinado de Curitiba, porque Irven Ávila igualó el marcador tres minutos después.

Los de Lima aguantaron con nueve hombres hasta que en el último minuto del descuento el árbitro señaló un penalti a favor de los de Curitiba por mano de Marcos Ortiz, que fue muy discutido por los visitantes.

Éderson no falló e igualó la eliminatoria, lo que obligó a llegar a la tanda de penaltis. El Paranaense la ganó por 5-4 y venció la eliminatoria.