Grupos pro inmigrantes muestran frustración con Obama

Activistas pro inmigrantes consideran que debe presionarse al gobierno y al legislativo para evitar el estancamiento de la reforma migratoria

Grupos pro inmigrantes muestran frustración con Obama
Obama expresó un argumento genérico a favor de la inmigración en unas pocas líneas de su discurso sobre el Estado de la Unión, y luego dijo "hagamos que la reforma inmigratoria sea realidad este año".
Foto: Archivo / EFE

Mientras cada vez son más las voces republicanas que se apresuran a aplastar cualquier esperanza de que la Cámara de Representantes actúe sobre los principios presentados la pasada semana por el liderazgo del partido, cada vez son más los dedos que apuntan en una misma dirección: el Presidente Barack Obama y su “pluma”, la que según ha dicho pretende usar en temas que el Congreso no resuelva.

Cristina Jiménez, directora del grupo Dreamer más grande del país, United We Dream, dijo este jueves que la postura del presidente de la Cámara, el republicano John Boehner, de declarar que la culpa de que no haya reforma la tiene el presidente porque no hay confianza en que aplique la ley, “no tiene sentido y es contraproducente”.

Pero al mismo tiempo Jiménez, como otros activistas lo han venido haciendo cada vez más, apuntó el dedo hacia Obama. “Es hipócrita del Presidente el seguir deportando a personas que serían legalizadas por una reforma migratoria”, dijo la líder en un comunicado. “Como ocurrió con DACA, nuestras familias tendrán un alivio este año, sólo queda saber si Boehner será o no parte de la solución”.

El lenguaje cada vez más agresivo de diferentes organizaciones pro inmigrantes refleja la frustración que cada vez se siente con más fuerza en las comunidades inmigrantes mientras las deportaciones continúan y la Cámara de Representantes no actúa. Una semana después de dados a conocer los “principios” republicanos para la reforma, el propio Boehner parece haberse echado para atrás y culpado a Obama por la inacción de la cámara en la que su partido tiene mayoría.

Otros grupos se unieron al coro que presiona a Obama. Eddie Carmona, de PICO national Network dijo que “Boehner está bajo control de los extremistas de su partido” y añadió que “el presidente ha deportado a 2 millones de inmigrantes, muchos de los cuales calificarían para la legalización”.

El argumento de Carmona es que, ya que los republicanos están dispuestos a no tomar medidas, Obama debe responder con su pluma, y una acción ejecutiva.

“El Presidente Obama debe mostrar a Boehner que habla en serio y la forma de hacerlo, es tomar acción ejecutiva que detenga la deportación de indocumentados que podrían calificar para la ciudadanía sobre una ley que aprobara el congreso”, añadió el activista.

El Presidente Obama y portavoces demócratas han dejado en claro que no tienen la intención –ni las ganas- de dar ese paso. Jay Carney, portavoz de la Casa Blanca, dijo ayer que “no hay alternativa a que el Congreso actúe”, a lo que Pablo Alvarado, director de la Red Nacional de Jornaleros, respondió este jueves que el presidente sí tiene alternativas y también “la autoridad legal y la obligación moral de actuar”.