Puerto Rico vive y… adiós a Cuba

Indios de Mayagüez pone fin al invicto del Magallanes y elimina al Villa Clara

ISLA MARGARITA, Venezuela — Era un juego de vida o muerte. No había mañana para Puerto Rico si perdía, pero sigue vivo.

Los Indios de Mayagüez no solo le quitaron el invicto a los Navegantes del Magallanes con un triunfo de 5-4 y pasaron a la serie final de la Serie del Caribe.

De paso, los campeones boricuas pusieron fin a la aventurra de Cuba en el clásico, luego de una larga espera de 54 años.

Jonathan Albadalejo y Michael Nix se encargaron de frenar a la artillería magallanera. El primer recorrió cuatro innings en los que aisló dos hits y permitió una carrera.

Nix (1-0), quien se apuntó lal victoria, tiró también dos entradas, pero sin permitir anotaciones.

Tyler Herron cerró el partido acreditándose su segundo juego salvado de la serie.

Los puertorriqueños madrugaron a los anfitriones con una carrera en la primera entrada remolcada por Randy Ruiz, quien conectó un doblete y permitió a Eddie Rosario anotar la primera rayita.

Un roletazo de Ramón Hernández forzó un error del antesalista Luis Figueroa, que fue aprovechado por el cubano Adonis García para anotar la carrera del empate.

La tribu produjo tres carreras más en el séptimo tramo impulsadas por Martín Maldonado, Kenny Vargas y un error en tiro del serpentinero venezolano Edgar Ramírez, quien entró a sustituir a Carlos Monasterios, de irregular actuación en tres innings y un tercio de labor.

Los Indios estaban dispuestos a conseguir la clasificación y en el quinto acto Osvaldo Martínez conectó un largo jonrón por el jardín derecho que aumentó la diferencia en la pizarra a 1-5.

Pero los Navegantes no se rindieron tan rápido y, como lo han demostrado en todo el certamen, aceleraron a fondo en su ofensiva para descontar la ventaja con un cuadrangular del estadounidense Cory Aldrige en la baja del séptimo, impulsor de tres carreras.

Con la diferencia de una rayita, el mánager Carlos Baerga se mostró desesperado y depositó su confianza en Saúl “Monaguillo” Rivera y Herron para cerrar el encuentro, quienes debieron lidiar además con la presión de los 11,536 espectadores presentes en las gradas del estadio Nueva Esparta de la isla venezolana.

Rivera y Herron cumplieron y los puertorriqueños, situados en la cuarta casilla de la clasificación, se medirán nuevamente a los Navegantes en el segundo encuentro de la semifinal que se disputará mañana.

“Mucho crédito a los muchachos con su gran ímpetu y profesionalismo. No nos rendimos”, dijo eufórico Baerga a una radioemisora venezolana después del partido.