Cruz Azul Wabash con la meta del fútbol integral

Integrantes del Cruz Azul Wabash hacen que el fútbol les ayude en su desarrollo físico, social y psicológico
Cruz Azul Wabash con la meta del fútbol integral
Los pequeños del equipo Cruz Azul posan como todos unos profesionales para la foto del recuerdo.
Foto: Iliana Salguero La Opinión

La importancia de practicar un deporte es fundamental para los adultos, pero cuando se trata de los pequeños de la casa, los beneficios de ejercitarse pueden tener mejores resultados.

El equipo Cruz Azul Wabash, que participa en la American Premier Youth Soccer League, da testimonio de las ventajas que ha traído a los jugadores ser parte de este conjunto que los mantiene enfocados en cosas positivas y muy saludables.

Con más de 700 jugadores, entre los 5 y los 17 años, la liga se dice orgullosa de estar formado jugadores que ahora están muy cerca de dar un paso al profesionalismo.

“Aquí hemos sacado muchos [jugadores] que ya están firmados en Atlas y en Tecos; y están dos salvadoreños que ya están jugando en las Fuerzas Básicas de equipos profesionales de El Salvador”, comentó Moisés Frausto, tesorero de la liga.

Sin embargo, lo más importante de estos proyectos es que ayudan al desarrollo físico, mental y psicológico de los niños que lo integran, ya que practicar deportes desde pequeñitos les permite llevar una vida más sana.

“Lo traigo a entrenar porque le gusta jugar fútbol y también para que se distraiga. Viene a entrenar y va mejorando en su desarrollo en el campo. Le ayuda mucho jugar”, dijo Juan Carlos Contreras, padre de Joseph Contreras, jugador de Cruz Azul.

Mientras los chicos se divierten jugando y pasan un rato al aire libre, sus músculos se están ejercitando, a la vez que están desarrollando aptitudes físicas, aprendiendo a convivir con otros niños y mejorando sus capacidades en este caso para el balompié.

“Les encanta elfútbol. Les ha ayudado mucho venir a entrenar, siento que ellos aprenden a ser más seguros de sí mismos”, afirmó Adriana Fernández, madre de Dominick y Andrew Murguía, de 11 y 7 años respectivamente.

Y es que otra de las ventajas que se puede apreciar en los niños que hacen deporte es que aprenden a trabajar con disciplina, ya que se rigen por las normas y reglas que en este caso el fútbol requiere.

Además, involucrar a los niños en cualquier disciplina deportiva les permite entender la competencia, ya que padres y dirigentes se encargan de explicarles que es un juego en el que a veces se gana y otras veces se pierde.

Para los niños practicar cualquier deporte, sobre todo si a ellos les gusta, es muy importante para el desarrollo integral, pues es un método de adaptación social, les ayuda a formar su identidad, a fortalecer su carácter y darle un buen uso a su tiempo libre.

Otro punto que destacan los directivos de la liga es que: “la razón más importante de que ellos vengan a jugar es alejarlos de las calles, eso es lo que queremos evitar, alejarlos [de las pandillas] y mantenerlos entretenidos en elfútbol”, explicó el entrenador de Cruz Azul Wabash, Alejandro Sánchez.