Dos agentes del Sheriff más inculpados

Ahora son 20 de la cárcel de varones los que enfrentan cargos federales
Dos agentes del Sheriff más inculpados
Un agente del Sheriff en la cárcel de varones de la cárcel del condado, en 2006. El FBI investiga supuestos actos de violencia por miembros de la corporación, y ha inculpado a 20 de ellos.
Foto: La Opinión - Archivo

Ahora son 20 los actuales y antiguos agentes del Sheriff del condado de Los Ángeles (LASD) que enfrentan cargos federales por golpear a presos y visitantes en la Cárcel Central de Varones.

Ayer se presentaron cargos federales contra dos elementos de la corporación por agredir a un reo encadenado y reportar falsamente que él los agredió. Ellos se suman a los 18 agentes que en diciembre fueron acusados de corrupción en el sistema carcelario más grande de Estados Unidos.

Los dos últimos inculpados son Joey Aguiar, de 26 años, y Mariano Ramírez, de 38. Se alega que mientras la víctima —identificada como “BP”— estaba esposada y con una cadena en la cintura, ambos le dieron puñetazos, patadas y lo golpearon con una linterna, y luego le rociaron gas pimienta.

El incidente habría ocurrido el pasado 11 de febrero de 2009.

Poco después del ataque, cita la acusación, los uniformados trataron de encubrir lo ocurrido redactando un reporte falso que fue enviado a la Oficina del Fiscal de Distrito de Los Ángeles para agregar cargos a la supuesta víctima.

Si los dos elementos son hallados culpables enfrentarían un castigo de hasta 10 años en una prisión federal. El agente Ramírez también es señalado por someter un reporte falso en el que afirmó que el reo “brutalmente pateó las piernas de los agentes”, por lo cual él sumaría otros 20 años tras las rejas.

El escándalo en la Cárcel Central de Varones fue ventilado en 2011 por una investigación de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) del Sur de California, que dijo no estar sorprendida con los nuevos inculpados.

“Muchos testigos civiles dieron cuenta de las terribles palizas que presenciaron”, dijo Héctor Villagra, director ejecutivo del grupo. “Sin embargo, este sistema carcelario dio total impunidad a los agentes para usar fuerza innecesaria y brutal”, agregó.

Poco después que esta controversia fuese llevada a un tribunal federal, el sheriff Lee Baca anunció su retiro de la corporación. La semana pasada John Scott, segundo en el Sheriff del condado de Orange, asumió el mando temporal de la agencia. A mediados de año los votantes elegirán un titular permanente.

Aguiar y Ramírez se presentarán en una corte federal para la lectura de cargos el próximo 6 de marzo. Los otro 18 actuales y antiguos agentes acusados por los fiscales federales se han declarado inocentes y el comienzo de su juicio está programado para finales de este año.

Las averiguaciones sobre el Sheriff de Los Ángeles, que siguen en curso, son encabezadas por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).