Expanden el 3×1

Programa de inversión extranjera ahora incluye proyectos familiares
Expanden el 3×1
Samuel Berkstein, director del Programa 3x1, durante una conferencia de prensa ayer en el Consulado de México en Los Ángeles.
Foto: La Opinión - Ciro Cesar

El Programa 3×1, que antes funcionaba exclusivamente para proyectos comunitarios, se expande ahora para ayudar a la creación de negocios familiares. Dichas empresas incluirían de dos hasta cuatro familias cada una.

“Para este año, 2014, el Programa 3×1 para migrantes trae algunas innovaciones verdaderamente importantes. Estos ajustes, estas innovaciones, estos cambios en el programa, provienen de lo que los propios migrantes nos han planteado, nos han solicitado y donde han expresado su interés”, dijo Samuel Berkstein, director del Programa 3×1 para el Migrante durante una conferencia de prensa ayer en el Consulado de México en Los Ángeles.

Creado en 2001, el Programa 3×1 permite a mexicanos que viven en el exterior aportar dinero para proyectos en sus comunidades de origen —dinero que es replicado en cantidades similares por los gobiernos federal, estatal y municipal.

El año pasado, 140 clubes del área de Los Ángeles participaron en el programa, representando una quinta parte de todos los clubes de Estados Unidos y Canadá. Se presentaron 481 proyectos de infraestructura comunitaria, se otorgaron 3,275 becas educativas y se pusieron en marcha 30 proyectos productivos en 17 estados mexicanos.

El impuesto federal que se invertirá en el Programa 3×1 este año asciende a poco más de 545 millones de pesos (alrededor de 40 millones de dólares), un 3.79 por ciento más que el del 2013, que fue de algo más de 525 millones de pesos (unos 39 millones de dólares).

Berkstein agregó que para garantizar la duración de los proyectos, se ofrecerá asesoría gratuita para la elaboración de planes de negocios, tanto en México como en Estados Unidos.

Se espera que estos cursos puedan tomarse en línea en los Centros Comunitarios de Aprendizaje (CCA), en México, o en las Plazas Comunitarias patrocinadas por los consulados mexicanos en Estados Unidos.

También se consolidó lo que se ha conocido como “Club Espejo”, un comité encargado de supervisar los proyectos realizados a través del programa.

“Es una organización, allá en México, normalmente con familiares de los migrantes, que se ocupan de supervisar los proyectos para ver que se realicen como se había acordado”, dijo Berkstein.

“Esto, obviamente, ayuda con la transparencia y el uso correcto de los recursos que los migrantes ponen en nuestros proyectos”, agregó.

Una de las inquietudes que han surgido entre los migrantes es el uso de fondos del Programa 3×1 en la Cruzada contra el Hambre promovida por el presidente Enrique Peña Nieto.

“Los recursos para migrantes en el Programa 3×1 para Migrantes se dirigen hacia donde los migrantes deciden que se van a dirigir. Nosotros respetamos la decisión de los migrantes”, aclaró Berkstein, destacando que el Gobierno ha venido informando a los migrantes sobre esta estrategia gubernamental y los municipios que participan en la misma, resaltando el impacto que tendría su inversión si uno de esos municipios es la comunidad donde desean participar.

“Si tu proyecto va a alguno de estos municipios, va a tener un doble impacto” dijo. “Vas a beneficiar a tu localidad, pero al mismo tiempo vas a beneficiar al país porque entonces vas a estar contribuyendo a que el problema del hambre en México vaya desapareciendo”, añadió.