South Gate: alegan trato preferencial

Denuncian préstamo 'chueco' a los padres de un comisionado de la ciudad
South Gate: alegan trato preferencial
Francisco Flores, dueño de Niky's Sports en South Gate, ha presentado una demanda contra dicha municipalidad por alegatos de discriminación y corrupción.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

Los padres de un veterano ex comisionado de Planeación de South Gate obtuvieron un contrato que les permitió pagar cómodas mensualidades a lo largo de una década por una propiedad comercial en una de las áreas más concurridas de esa ciudad.

La transacción se pactó entre la Agencia de Desarrollo Comunitario (CRA) y una compañía cuyos dueños son padres del integrante de la Comisión de Planeación de ese municipio, Ángel Colón, y ocurrió a mediados de 1999, solo meses después de que el funcionario saliera del panel, al cual entró en 1993.

Colón, quien participó en el trato siendo presidente de la empresa (Colon Enterprises y después se transfirió a Caribbean Ventures, también de sus padres), regresó a dicha comisión a principios de 2005 y a la fecha sigue en esta.

Documentos obtenidos por La Opinión indican que la familia Colón consiguió que el CRA les vendiera en septiembre de 1999 una propiedad de casi 10 mil pies cuadrados por un enganche de solo cinco mil dólares y pagos de $865 al mes por una década. Ya firmado el acuerdo, los pagos se congelaron por un año.

En ese terreno que se vendió a 12 dólares por pie cuadrado, que equivale a 120 mil dólares más una tasa de interés del 6%, se construyeron tres locales. El más grande, “Shoe Port”, en el cual se vende ropa deportiva, es atendido por el comisionado. “Soy un empleado”, afirmó Colón.

“Todo fue transparente, se hizo frente al público, fue parte de una junta anunciada”, comentó Raúl Salinas, procurador de South Gate y defensor legal de Colón, resaltando que el convenio no violó la ley. “Era parte del desarrollo económico en esos días”, agregó.

La cuestionada venta de la propiedad ha salido a la luz por una demanda que interpuso el comerciante Francisco Flores en contra del Ayuntamiento de South Gate y el comisionado, alegando que él usó su cargo en el municipio y como vicepresidente de la Asociación Mile Tweedy, que agrupa a los comercios del área, para pedir a otros que lo acosen y discriminen.

El negocio de Flores, ubicado frente al de la familia Colón, también vende ropa deportiva.

“El tipo tiene ‘un acuerdo amoroso’”, indicó Nicholas Weimer, abogado de Flores, quien aseguró que el funcionario sí adquirió la propiedad y que la puso a nombre de sus padres para no incluirla en los reportes financieros que le exige la ley. “Es una falta a la ley darle un préstamo especial”, expresó Weimer.

Flores, quien por 15 años ha operado la tienda “Niky’s Sports”, reclama que Colón ha tratado de sacarlo del negocio, enviándole inspectores para que no le dejen pintar la fachada, colocar anuncios, ni vender en el estacionamiento. “Yo no puedo hacer nada”, mencionó.

Colón no quiso conceder una entrevista a este diario, pero en una declaración en la corte negó tales acusaciones. “Nunca envié a un empleado de la ciudad a atacar al demandante”, expuso.

Su defensa presentó las multas que “Shoe Port” ha recibido por faltas al Código Municipal, para mostrar que jamás ha recibido un trato especial. “Es un caso que no tiene méritos”, insistió Salinas.

Aunque la corte desechó la demanda, Flores, quien lleva tres años tratando de probar que ha sido víctima del comisionado, apeló el veredicto. “Me ha afectado en toda forma”, dijo.