Abuso de horas extras en DHS

Empleados de la agencia se daban aumentos de hasta un 15 por ciento

WASHINGTON, D.C.— El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) suspendió un popular programa de pago de horas extra que afectará a unos 700 empleados de la agencia federal, al descubrirse tras una pista anónima una serie de abusos incluso entre supervisores de la Patrulla Fronteriza.

El programa, conocido por su sigla en inglés “AUO”, solo puede usarse cuando los empleados trabajan horarios irregulares e impredecibles, más allá de su horario normal, pero una investigación que comenzó en noviembre pasado, de la Oficina de Supervisión Gubernamenal, encontró que algunos empleados en El Centro (California) de manera rutinaria cobraban horas extra, dándose una especie de aumento salarial del 15% en cada quicena.

En otro caso, cerca de 440 empleados de la Patrulla Fronteriza en El Paso (Texas), incluyendo algunos supervisores, estaban recibiendo pago extra indebidamente.

Algunos empleados de la Patrulla Fronteriza cobraban horas extra mientras navegaban por Internet, atendían asuntos personales, o veían programas de televisión.

Ahora, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ha suspendido el programa “AUO” (“Administrative Uncontrollable Overtime) aunque solo para ciertas categorías de empleados.

“El DHS toma en serio su responsabilidad de asegurar el uso debido de los fondos de los contribuyentes. Aunque muchos agentes y oficiales de primera línea en todo el departamento requieren flexibilidad de horarios a través del programa (AUO), no se tolerará el uso indebido de estos fondos”, dijo a La Opinión Peter Boogaard, portavoz del DHS, explicando que la agencia inició una revisión del programa el año pasado y “hoy el Departamento anunció un paso inicial importante” para reformarlo.

A partir de ahora, el DHS ha suspendido el programa AUO para ciertas categorías de empleados, incluyendo aquellos que trabajan a tiempo completo como instructores de capacitación y algunos de las oficinas de la sede central en Washington, según Boogaard.

“El DHS coordinará con nuestros socios policiales mientras continuamos evaluando las políticas apropiadas sobre el uso” del programa AUO, puntualizó el portavoz.

Otra fuente del DHS, que pidió el anonimato, precisó que este cambio inicial afectará a apróximadamente a por lo menos 700 empleados en toda la agencia federal.

En concreto, se suspende el programa para empleados que no reúnen los requisitos “regulatorios” para cobrar horas extra dentro de “AUO”; instructores de capacitación a tiempo completo, y empleados que, según determinó la investigación, no debieron recibir pago extra.

La semana pasada, una abogada del DHS, Carolyn N. Lerner, dijo en una audiencia ante el Senado que una investigación interna de su oficina confirmó que algunos empleados de la Patrulla Fronteriza no estaban trabajando, como alegaron para cobrar las horas extra, sino que “navegaban el internet, veían canales de deporte y entretenimiento, o atendían asuntos personales, entre otros ausunto”.

El DHS fue creado tras los atentados de 2001 y que reúne en un mismo techo a 22 agencias con tareas de seguridad nacional.