Fríjol “tropeiro”, la atracción en el estadio Mineirao

La experiencia de ir a un estadio de fútbol puede ser definida por el encanto visual, en otros por el sonido ambiente y en muchos hasta por el olor del sudor de vibrar por su equipo, pero en el Mineirao, la arena mundialista de Belo Horizonte, es resumida por el gusto del fríjol "tropeiro".
Fríjol “tropeiro”, la atracción en el estadio Mineirao
Fotografía de un plato de frijoles "Tropeiro" este miércoles, 5 de febrero de 2014, en Belo Horizonte (Brasil). EFE

Belo Horizonte (Brasil), 8 feb (EFE).- La experiencia de ir a un estadio de fútbol puede ser definida por el encanto visual, en otros por el sonido ambiente y en muchos hasta por el olor del sudor de vibrar por su equipo, pero en el Mineirao, la arena mundialista de Belo Horizonte, es resumida por el gusto del fríjol “tropeiro”.

La receta de uno de los platos típicos del estado de Minas Gerais “no es complicada”, como explica Sonia María da Costa, responsable de Gourmet Esporte, que administra ocho de los restaurantes-bar del estadio mundialista de Belo Horizonte y que en casi tres décadas de trabajo ayudó a consolidar el plato como tradición futbolera.

“Es fríjol, tocino, chorizo y farofa (harina mezclada con otros ingredientes) especial, pero esa combinación aquí en el Mineirao yo no digo cómo se hace, porque ese es mi secreto”, bromeó da Costa.

La administradora de los restaurantes-bar del estadio reveló que en los próximo días, como antesala para el Mundial, retornará al “tropeiro” del Mineirao uno de los ingredientes del plato, el “zoiudo”, como es llamado el huevo frito que se pone encima, acompañado de arroz, col y carne bovina.

En 2013, en treinta partidos, los 18 de los 42 restaurantes-bar en operación que ofrecieron el plato “mineiro” en el escenario deportivo vendieron 120.000 platos.

Después de la reinauguración del estadio, que fue sede de la Copa de las Confederaciones en 2013, muchas personas reclamaron de la calidad del plato y por eso volvieron al Mineirao los tradicionales cocineros del fríjol “tropeiro”, como da Costa, quien tiene 28 años de experiencia con ese símbolo de la gastronomía de Minas Gerais.

“Está demasiado bueno. Es una obligación venir aquí a comer esto. Una pena que falta la cervecita para acompañarlo”, relató a Efe el chófer Mauro Leao, que visitó el estadio por primera vez después de su remodelación para el partido de esta semana entre el anfitrión Cruzeiro y el Villa Nova, por el regional Campeonato Mineiro.

La actual comercialización del “tropeiro” en el Mineiro pasa por un proceso de control de calidad, supervisado por un grupo de nutricionistas y técnicos de alimentos que velan por el cumplimiento de las normas sanitarias.

“Antes, las personas tenían una producción casera. Ahora hay un control no sólo en los días de los partidos, si no también desde la compra de los ingredientes hasta la preparación”, explicó el nutricionista Gustavo Samuel Cunha, supervisor técnico de alimentación en el estadio.

La FIFA y la empresa Aramark/Convivas, encargada de la alimentación en el estadio durante el Mundial, no han definido los parámetros que tendrá el “tropeiro” en las fechas de la competición, pero según confirmó a Efe un portavoz del órgano rector del fútbol, el tradicional plato continuará siendo vendido en el Mineirao.

El estadio de Belo Horizonte acogerá cuatro partidos en la fase de grupos, de esos tres con selecciones latinoamericanas: Argentina-Irán, Colombia-Grecia y Costa Rica-Inglaterra.